Usa su cuerpo como escudo para salvar la vida de sus compañeros y sobrevive de milagro

Hay héroes de carne y hueso entre nosotros. Personas que gracias a un gran sentido de la humanidad y el desprendimiento, son capaces de sacrificarse por sus semejantes. Esta es la historia de William Kyle Carpenter, soldado de primera de la marina de los Estados Unidos. Quien realizó una hazaña impensable.

Kyle, con apenas 21 años de edad fue enviado a la guerra de Afganistán. Recibió junto al resto de sus compañeros un entrenamiento de alto nivel militar. Sin embargo, hasta el más completo entrenamiento puede verse impedido en situaciones de la vida real. La guerra es más que un ensayo en donde a nadie le pasa nada.

Cuando estás en el campo de batalla las opciones de qué hacer son pocas y más cuando las decisiones se toman en cuestión de segundos. Resulta que en noviembre del 2010 Kyle se encontraba en un enfrentamiento con fuerzas enemigas y en medio de la frenética batalla cayó una granada cerca de él y uno de sus compañeros de combate.

El joven Kyle realizó un breve cálculo y pudo darse cuenta que esa granada acabaría con la vida de su compañero y dañaría al resto del equipo y decidió lanzarse sobre ella.

¡Kyle usó su cuerpo como escudo y logró detener la explosión!

Cualquiera creería que una detonación de esta naturaleza acabaría con la vida de alguien. Sin embargo, Kyle tuvo suerte ante su heroica acción. Aunque su organismo recibió severos daños dadas las esquirlas incrustadas en todo su cuerpo, aún permanecía con vida.

Al ser trasladado al puesto médico en el frente de batalla, viendo su deplorable estado, lo creyeron muerto. Kyle reunió todas las fuerzas que pudo y se rehusó a morir, sobrevivió y se recuperó ante el asombro de todos.

Kyle ha logrado recuperar su vida

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kyle Carpenter (@chiksdigscars) el

 

“La guerra es terrible, tuvo mucha suerte este joven soldado”, comentó preocupada una internauta.

No es para menos, ya que las historias de supervivencia se quedan cortas ante los hechos y los que no vivieron para contarla.

Posteriormente al accidente. Kyle fue sometido a más de 40 intervenciones quirúrgicas para recuperar su cuerpo, especialmente su rostro y uno de sus pulmones que quedaron destrozados. Fue gracias al apoyo de sus amistades, de su familia y compañeros militares que logró salir adelante.

Los actos de Kyle fueron recompensados por el gobierno de los Estados Unidos, recibiendo la Medalla de Honor y el Corazón Púrpura. De las distinciones más importantes que puede recibir un héroe de guerra. Recompensando así, de manera simbólica, su extraordinario acto de desprendimiento para cuidar la vida de los otros.

Actos como estos nos hacen recobrar la fe en la humanidad y pensar que todos podemos convertirnos en auténticos héroes, dispuestos a ayudar a quien más lo necesita. Enhorabuena por Kyle.

Comparte esta valiente historia entre tus familiares y amigos para que conozcan el rostro de un héroe de verdad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!