Una mujer y su madre de 90 años piden entre lágrimas que no las echen a la calle y algo para comer

El coronavirus no sólo ha generado numerosas pérdidas humanas, sino materiales. La economía de muchas familias se ha venido al piso debido a las cuarentenas impuestas y estas personas luchan “como pueden” para salir adelante.

Tal como lo hace Doña Celmira Caballero Zegarra, de 65 años, cuyo caso ha tocado el corazón de todos después de las numerosas injusticias que ha sufrido en los últimos meses.

Doña Celmira es una mujer bastante activa y trabajadora; una experta en tejidos que vende sus creaciones en el mercado Morelo del distrito de La Victoria, en Lima, Perú. Sin embargo, ahora ha pasado a formar parte de la población en riesgo, que intenta salir adelante a pesar de las complicaciones que les ha traído el COVID-19 a sus vidas.

Esta mujer se vio obligada a abandonar su trabajo de forma temporal y junto a su madre, de 90 años, atraviesa una situación de extrema necesidad y a duras penas tienen para alimentarse.

Madre e hija viven alquiladas en un pequeño cuarto, en el cual hacen de todo, incluso cocinar.

Tristemente, ahora la arrendadora las quiere obligar a desocupar la habitación pues Doña Celmira se atrasó con el pago del alquiler.

“Dijo que me tenía que retirar de todas maneras, que no esperara a que ella me echara a la calle, si no pagaba, me iba a cortar la luz, el agua”, contó la humilde trabajadora.

Para evitar tener que dormir en la calle, Doña Celmira y su madre están tejiendo desde lo estrecho de su habitación, con la esperanza de que alguien pueda interesarse en sus productos. Caballero sale cuando le es posible a la calle para intentar vender alguna de sus creaciones pero el confinamiento le resulta un gran obstáculo.

La pandemia ha agudizado la crisis económica para muchas personas y algunos sólo deciden comprar “lo necesario para sobrevivir”, situación que deja en desventaja a esta pequeña artesana y comerciante.

Estos meses no han sido sencillos para ellas, pues han tenido que lidiar con la falta de dinero, pero además con cualquier tipo de abusos por parte de la dueña del lugar en el que viven. Esto va desde las amenazas de desalojo, hasta el robo de los pocos alimentos que consiguen y las medicinas de su madre.

“Señora no haga eso, llorando se lo dije, incluso fui con mi madre para que me creyera”, expresó Doña Celmira en un vídeo que se ha hecho viral.

Pese a todo lo que ha tenido que atravesar estos días, esta noble mujer se siente orgullosa de que lo poco que tiene es fruto de su propio esfuerzo y espera que el gobierno de su país pueda ayudarla con algún subsidio para hacerle frente a su situación.

“Lo poco que tengo es en base a mi trabajo, a las labores manuales que hago, manteles, centros de mesa, servilleteros. Hay que tener fe, espero que salgamos elegidas para este bono universal”, dijo Celmira

La historia de esta dama se hizo viral después de que un medio local se encargara de entrevistarla y publicara el vídeo a las redes sociales.

🔵🔴 #ENVIVO | La Victoria: Mujer teme que la dejen en la calle con su madre de 90 años.

Publicada por Exitosa GO en Lunes, 4 de mayo de 2020

Ante las manifestaciones de solidaridad de diferentes personas, Doña Celmira puso a disposición el número telefónico de su vecina Herminia Vandan, quien en ocasiones la ayuda de alguna manera. Cualquier persona que desee prestar apoyo a estas nobles mujeres puede contactarlas a través del teléfono peruano: 980 649 085.

Es lamentable que estas mujeres deban pasar esta injusta situación, comparte su historia y ayúdanos a denunciar el caso para que algún ente o persona de buena voluntad pueda brindar toda la ayuda que necesitan.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!