Una mujer oculta que da positivo a COVID-19 y causa la muerte de los 5 miembros de su familia

Verónica García Fuentes, de 33 años, su esposo José Antonio Gómez, de la misma edad y sus tres hijos: Nicol Verónica Gómez García, de 17 años; los mellizos Jhoneider Stiven y Jhoneiker Enmanuel Gómez García, de cuatro años perdieron la vida en un lapso de 42 días por coronavirus.

La mujer presentó síntomas compatibles con coronavirus desde la segunda semana de diciembre, tenía fiebre alta, estornudos y malestar general.

El 17 de diciembre del año pasado acudió al Centro de Diagnóstico Integral en Táriba donde fue diagnosticada con COVID-19 tras someterse a una prueba rápida de antígenos. Tuvo temor por el resultado positivo y decidió ocultar su diagnóstico a su familia, permaneció aislada en su casa.

Tres días después acude a un centro de salud privado para hacerse una prueba PCR que arrojó un resultado positivo, inició tratamiento médico en casa. Mantuvo su decisión de ocultar que era portadora del virus, les dijo a sus seres queridos que tenía una gripe muy fuerte.

Durante la noche del 27 de diciembre, su esposo acudió a una celebración en la que habían más de 20 personas sin saber que él era portador del virus porque ya se había contagiado.

Mariela Gómez, hermana de José, relató: “Él se fue a la reunión. Las fiestas están prohibidas, pero se reunieron, quizás unas 20 personas o más personas. Tomó alcohol, habló con amigos, cuando recibió una llamada de su esposa, donde le dijo que se regresara a la casa, que no compartiera con nadie, porque ella tenía coronavirus y él podría estar infectado”.

Esa confesión alarmó a toda la familia, quienes acudieron a un centro médico para realizarse una prueba rápida la cual tuvo resultados negativos.

La familia se mantuvo aislada en su vivienda en Palmira, en el municipio Guásimos, en Táchira, Venezuela.

Confiaron en el resultado de la prueba rápida, tomaron remedios caseros y algunos medicamentos. No tuvieron supervisión médica porque pensaron que estaban completamente fuera de peligro.

Pero el 14 de enero, Verónica fue ingresada en un hospital por presentar un cuadro de neumonía.

La familia se hizo una prueba PCR que sí comprobó que el padre y los tres hijos estaban contagiados de coronavirus a pesar de que eran asintomáticos en ese momento.

La hermana de José Antonio relató en una entrevista: “José estaba angustiad. Yo hablé mucho con él. Le dije que tuviera mucha fe en Dios, que él era una persona joven”

El padre y sus tres hijos presentaron tos durante la noche, pero la atribuyeron al frío de la temporada, dos días después José empeoró y necesitó ser hospitalizado.

“En los rayos x que le hicieron a mi hermano, los pulmones salieron todos infectados. El médico se alarmó, le preguntó si era fumador, él le dijo que no”, dijo Mariela Gómez.

El 18 de enero Verónica falleció, consideraron que lo mejor era no darle la noticia a José temiendo que empeorara su estado de salud. Lamentablemente él también falleció al día siguiente.

Nicol, la hija mayor, presentó síntomas más graves y necesitaba atención médica de urgencia.

Los familiares no se sentían preparados para contarles a los tres hijos el trágico desenlace de sus padres.

El abuelo materno fue quien se ocupó de trasladar a Nicole al hospital, pero la joven murió en el trayecto mientras sus hermanos menores estaban a cargo de una persona de confianza.

El 27 de enero, los mellizos fueron ingresados en el hospital con bronconeumonía y ese mismo día ambos fallecieron.

Transcurrieron 42 días desde que Verónica Díaz contrajo coronavirus y contagió a su esposo y a sus hijos.

El COVID-19 acabó con la vida de todos los miembros de la familia Gómez Díaz, sus parientes se mantienen en cuarentena y algunos reciben tratamiento médico.

La encargada del sistema de salud de Táchira, Amelia Fressel, instó a la población a no subestimar los síntomas asociados al coronavirus y a buscar atención médica a tiempo.

Todo lo que se parezca al coronavirus, es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario”, dijo Fressel.

También es importante recordar que desde que la persona está en contacto con el virus y antes de que presente algún síntoma puede contagiar a otras. Por eso, es determinante permanecer aislado ante cualquier riesgo de contraer el COVID-19.

La tragedia que sufrió esa familia causa conmoción y alerta a todos sobre el valor de cumplir con las medidas de seguridad para prevenir los contagios. Comparte esta noticia.