Una mujer muerde los testículos de un camello para salvar su vida en un parque temático

Los camellos, en su mayoría son animales pasivos. No son agresivos por naturaleza, pero no les gusta que les invadan sus espacios; y los defienden de los intrusos, como ocurrió en un parque temático, cuando una mujer que importunó a Caspar hizo algo insólito para huir de él.

En la localidad de Grosse Tetem, en el estado de Luisiana en los Estados Unidos funciona un pequeño parque temático donde tienen a muchos animales exóticos para que sirvan de atracción a las personas que van al lugar.

Como tantos visitantes, una mujer, su novio y su mascota, un travieso y juguetón perrito, se paseaban por los alrededores de la parada de camiones Tiger.

Caspar es un camello macho que vive en un parque temático

El animalito venía caminando alegremente y alcanzando las golosinas que le tiraba su humano, y se topó con el lugar donde tienen los animales.

Al parecer, el perro era sordo, y no escuchó las llamadas que le hacían, a la mujer no le quedó más alternativa que perseguir a su mascota para evitar que se metiera dentro del recinto de los animales.

Cuando menos lo pensaron, la mascota comenzó a correr, atravesó un corral de alambre de púas doble que pertenecía a Caspar, un camello macho que estaba en su sitio sin molestar a nadie.

La angustiada mujer, en su desespero por alcanzar a la mascota se metió a sacarlo. ¡Definitivamente una muy mala idea!

El confundido camello, que no entendía lo que estaba ocurriendo, se asustó y reaccionó persiguiendo a la mujer y aprisionándola contra el suelo.

El peligro era enorme, tenía encima un animal de casi 400 kilogramos de peso, que la estaba literalmente aplastando.

En su desespero por salvarse, la desesperada mujer mordió los testículos del camello tan fuerte que el animal la soltó.

“Mordí sus testículos para quitarlo de encima de mí”, dijo la afectada a la policía.

Fue llevada a un centro de salud, y la dejaron hospitalizada para asegurarse de que todo estaba bien, no se reportaron lesiones de gravedad.

Existe una clara advertencia de no traspasar los limites e ingresar al área bordeada donde están los animales

Los encargados del parque temático defendieron en todo momento al camello, el animal estaba bien resguardado en su corral, y había letreros donde se advertía claramente a los visitantes, que debían mantenerse alejados como mínimo a tres metros de distancia.

La pareja fue citada ante las autoridades a quienes les competía el caso, por violación de la ley de propiedad privada. También se les podría culpar por infringir las leyes locales, que prohíben a las personas dejar que sus perros deambulen libremente en instalaciones de esas características sin correa.

“El camello nunca ha sido agresivo, nunca ha causado ningún problema. La pareja fue agresiva. El camello solo estaba haciendo su rutina normal”, dijo Louis Hamilton Jr., un diputado que conoció del caso.

De algo sí estamos seguros, esa mujer nunca más se acercará a un camello. Aún debe tener el sabor en su boca.

Comparte esta insólita historia con todos tus amigos, y no olvides llevar a tu mascota con su correa cuando vayas a sitios públicos, no queremos más mordidas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!