Una madre revela cómo gracias al inusual gesto de su bebé supo que tenía cáncer – “Es mi ángel”

Joanne Carr es una mujer de 37 años, de Liverpool, que ha relatado cómo su bebé de 14 meses le salvó la vida tras tener un gesto totalmente inusual en el momento de amamantar.

Sucedió que el pequeño Dougie comenzó a tener un comportamiento muy extraño y de buenas a primeras rechazó el seno derecho de Joanne, cosa que no sucedía con el izquierdo.

Pero además era algo que nunca antes había sucedido a lo largo de todo su periodo de lactancia.

Dougie nació en el año 2014 llenando de alegría los días de Joanne, que es enfermera.

Tras la reacción de su bebé, ella se hizo un chequeo médico porque pensó que tendría el conducto de la leche obstruido, lo que le dificultaría a Dougie succionar con normalidad.

Pero el médico encontró un bulto en su seno del tamaño de un garbanzo. En un principio le mandaron antibióticos, pero después la derivaron al Royal Liverpool Hospital para que se hiciera exámenes exhaustivos.

Tras una serie de escáneres y una biopsia celular, cuatro días después le dijeron que tenía una forma agresiva de cáncer de mama: el cáncer ductal invasivo.

Es un tipo común de cáncer de mama que se propaga a los conductos de la leche: las “tuberías” que transportan la leche desde los lóbulos productores de leche hasta el pezón.

Joanne estaba lógicamente devastada, sólo pensaba en sus hijos, ya que tiene a Dougie y a una niña de 11 años, Isla McInerney, y vive solo con ellos y su madre. Se resistía a dejarlos huérfanos. Pero también sabía que estaba a tiempo y que sin Dougie jamás habría sabido detectarlo.

“Fue un completo milagro. Si no tuviera a Dougie, es posible que nunca haya encontrado el bulto. Me salvó la vida, sin lugar a dudas. Es mi ángel guardián. El médico dijo que es muy extraño lo que hizo Dougie”, dijo la madre soltera.

Dougie ahora tiene cinco años y fue el auténtico salvavidas de su madre.

“Debe haber sabido de alguna manera. Él estaba cuidando de mí. Sé que no habría comprobado si no fuera por él. Es notable cuando lo piensas”, agregó Joanne.

Los médicos no especularon sobre por qué Dougie empezó a querer dejar de alimentarse. Pero Joanne dijo que el bulto de 2 cm estaba muy cerca de su pezón, por lo que el pequeño lo debió haber sentido presionando contra su boca cuando amamantaba, lo que seguramente le causó incomodidad e interfirió en la posición de sus labios.

Joanne tuvo que ser intervenida quirúrgicamente para extraer el tumor, y las cicatrices postoperatorias sólo le recordaban que le debía la vida a su pequeño.

Joanne recibió ocho rondas de quimioterapia hasta marzo del año pasado, y perdió todo su cabello.

Ella dijo que cuando le dijeron que estaba libre de cáncer “rompió a llorar”. “Estaba tan emocionada como cuando lo descubrí”, dijo Joanne, que está decidida a especializarse en quimioterapia.

“Todavía pienso en la suerte que tengo hasta el día de hoy. Mi actitud ahora es simplemente vivir la vida al máximo. Le debo mi vida a Dougie y él significa el mundo para mí”, concluye.

No te vayas sin compartir esta emotiva historia, es realmente impresionante que un bebé con un simple gesto le haya pagado a su madre el don de haberle dado la vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!