Una madre llora en el aeropuerto cuando le confiscan el remedio que su hija necesita

Son muchos los debates que han surgido en torno al uso medicinal de ciertos productos. Para pacientes de condiciones tan severas con como la epilepsia o el mal de Parkinson estos aceites de hierbas han demostrado dar un alivio mucho mayor al de cualquier medicina convencional.

Sin embargo, su uso todavía se encuentra regulado por las diferentes leyes de cada país.

“Si hay una oportunidad de que esta medicación salve a mi hija, entonces es lo que le daré”.

Teagan Appleby es una niña que nació con una alteración cromosómica llamada Isodicéntrico 15. Además, sufre del Síndrome Lennon – Gastaut el cual le produce constantes convulsiones, incluso varias veces al día.

Teagan tan solo tiene de 9 años de edad.

Emma, su madre, la ha llevado con todos los especialistas posibles y tras probar muchos medicamentos el único que parece realmente ayudarla es el aceite de una controversial sustancia.

Lamentablemente, Emma no puede contar con este aceite en cualquier parte del mundo. Cuando la familia se encontraba en Reino Unido los médicos se negaron a darle una receta para su compra legal, así que decidieron ir a Holanda.

La condición de la pequeña Teagan es tan severa que puede llegar a tener hasta 300 convulsiones al día.

Una vez que se encontraban allí, un neurólogo pediatra del Hospital Erasmus en Rottedam le dio a la pequeña la prescripción que tanto necesitaba sin ningún inconveniente. Teagan recibe constante ayuda gracias a donaciones de personas de todo el mundo y con parte de ese dinero y el de su madre lograron comprar el aceite que necesitaría para lo siguientes tres meses.

El aceite tuvo un costo total de 6 mil dólares.

Fue entonces cuando decidieron volver a Reino Unido pero trataron de ingresar el aceite  de manera ilegal. Al ver todos los esfuerzos que había realizado por ver a su hija mucho más aliviada, Emma se negaba a aceptar que la medicina de los siguientes meses quedaría retenida por las autoridades.

Esto era todo lo que teníamos. Ya hemos probado el resto de las medicinas”.

Desde noviembre del año pasado las leyes en Reino Unido permitían que el acceso de esa sustancia medicinal fuese legal, pero padres como Emma enfrentan muchísimas dificultades para poder conseguir un médico que las recete.

“Solo deben utilizarse cuando hay pruebas muy claras de que funciona y no puede ser reemplazado con ninguna otra medicina convencional”.

Unilad

Esperamos que esta penosa situación se pueda solucionar y la pequeña Teagan cuente con la ayuda que tanto necesita para calmar sus convulsiones.

¿Qué opinas de que las autoridades decidieran retener el aceite? Cuéntanos tu opinión y comparte esta nota.