Llora desesperadamente al ver que cerraron su cuenta de Instagram y se niega a buscar trabajo

Una joven de Tampa, Florida hizo un vídeo en Youtube para explicar lo afectada que se sentía cuando cerraron su cuenta de Instagram en la que tenía 113 mil seguidores. No ha quedado clara la razón por la que su cuenta fue reportada y bloqueada pero Jessy Taylor decidió explicar lo mucho que esto cambiaba su vida.

“No soy nadie sin mi seguidores. Nadie”.

Al comprender que no había manera de recuperar su cuenta de Instagram con todos sus seguidores, Jessy decidió hablar de su pasado. La joven asegura que llegó a trabajar vendiendo su cuerpo en las calles y que había intentado algunos trabajos convencionales pero que simplemente no eran lo que ella quería para su estilo de vida.

“No tengo ninguna habilidad para trabajar y debo 25.000 dólares de la Universidad así que tampoco puedo regresar a estudiar”.

Su mayor desespero al ver que su cuenta había sido cerrada era tener que buscar alguna otra forma de ganarse la vida.

“Quiero decirle a todos los que me reportan que lo piensen dos veces antes de hacerlo. Me están arruinando la vida. Yo gano todo mi dinero con mis redes sociales. No quiero perderlo todo”.

En el vídeo de menos de cuatro minutos, la influencer explica que no tenía nada en el mundo. Asegura que fue abandonada por su familia y que no ha podido contar con más de tres personas en su vida que verdaderamente la apoyen.

“No quiero tener que vivir en las calles

Con la cara hinchada de tanto llorar, Jessy se limpia las lágrimas una y otra vez mientras se esfuerza por tomar aire y seguir explicando lo desgarrada que se siente.

“Sé que los que me reportan quieren que tenga un trabajo convencional y sea como el 90% de ustedes. No estoy diciendo que sea nada malo trabajar en McDonalds porque yo lo hice pero no quiero volver”.

Lad Bible

Jessy abrió de inmediato otra cuenta de Instagram en la que espera recuperar su alto número de seguidores para continuar con su vida. El vídeo ha sido visto más de 1 millón de veces y muchas personas comentaron que quizás lo mejor para ella sería buscar otro estilo de vida.

“Si sientes que no eres nada sin tus seguidores simplemente no deberías tener redes sociales. Sólo quieres dinero fácil”.

Muchos han considerado que el desesperado llanto de Jessy es una jugada más para llamar la atención y recaudar más seguidores.

¿Qué opinas del impactante vídeo de la joven influencer? Comparte esta historia que ha sido tan comentada en los últimos días.