Detiene su auto porque su bebé de 3 semanas lloraba desconsolada y fue multada injustamente

Durante los últimos años se ha discutido mucho sobre el derecho de las mujeres a realizar un acto tan natural como amamantar en lugares públicos. Se trata del proceso biológico por el cual alimentan a su bebé que necesita al máximo la atención y cuidados de su madre para poder crecer saludable durante sus primeros meses de vida.

Guillermina vive con su familia en la ciudad de Nueva York.

Una mujer se encontraba manejando recientemente cuando se vio obligada a detener su auto lo más pronto posible. Guillermina Rodríguez estaba acompañada de su bebé.

Cuando escuchó que su hija comenzó a llorar cada vez más fuerte comprendió que estaba pidiendo que la alimentaran, así que sabía que debía buscar alguna manera para ayudar a que la bebé se tranquilizara y se sintiera mejor.

La bebé de Guillermina tan sólo tiene 3 semanas de edad.

La madre de 30 años estacionó su auto en una zona comercial. El llanto de su bebé la tenía muy preocupada y no contaba con el tiempo suficiente para poder buscar una mejor zona donde detenerse y darle de comer.

Una vez que paró el auto se cambió al asiento de atrás en donde se encontraba la pequeña Eliana Torres en su asiento para bebé. Allí se dispuso a amamantarla sin imaginar que por hacer eso recibiría una multa.

“Me detuve para poder amamantar a mi hija, pero aún así me dan una multa. Muy bonito”.

Tras unos minutos Guillermina notó que un policía se acercaba a su camioneta. Parecía que ya estaba dispuesto a remolcar el auto hasta que vio que ella se encontraba en el asiento de atrás. Una vez que el oficial se acercó pareció comprender lo que estaba sucediendo, pero de todas maneras le dio una multa a la ocupada madre.

“Es un insensible”.

Rodríguez estaba verdaderamente atónita. Trató de explicarle que su hija había empezado a llorar y que por su corta edad debía detenerse por unos minutos para alimentarla. Nada de lo que dijo pareció importarle al oficial quien se fue de allí sin cambiar su opinión y dejó a Guillermina con la multa.

La multa fue por nada menos que 115 dólares.

Daily Mail

Como no podía creer que realmente le había sucedido eso, Rodríguez acudió a algunos especialistas en los grupos de Defensa de la lactancia materna. Todos allí les aseguraron que su situación era una emergencia así que no debía haber sido castigada con la multa.

Guillermina manejaba una SUV de la marca Toyata.

El asunto fue publicado en las redes y el Departamento de Policías todavía no ha declarado nada sobre lo sucedido. Muchas personas se han sentido muy indignadas con el trato que el oficial le dio a una madre en apuros.

¿Crees que debió recibir una multa? Comparte lo sucedido para dar a luz un tema tan delicado y que afecta a muchas madres del mundo.