Denuncia que el chófer del autobús se negó a dejarla subir por su apariencia

El fútbol es uno de los deportes que tiene una gran cantidad de aficionados por todo el mundo, y es muy normal que entre personas que difieren de equipo favorito haya algunas tensiones y desacuerdos, pero lo que no es normal es que esos desacuerdos salgan del estadio.

Esto sucedió recientemente: un conductor de transporte público se negó a llevar a una mujer que portaba el uniforme de un equipo diferente del que es su favorito.

Esto sucedió en México, que es un país que tiene muchos adeptos a esta disciplina, hay dos equipos que tienen una gran rivalidad: el Club América y las Chivas de Guadalajara 

El conductor, que se rehusó a dejar que subiera una pasajera que portaba un uniforme del equipo de las Chivas, le va al equipo del América, y esa fue la única razón que necesitó para negarle el servicio a dicha mujer. 

La mujer, quien se llama Michelle González, curiosamente es jugadora de dicho equipo, de su división femenina, y denunció el hecho en su cuenta personal de Twitter. 

“Iba rumbo a mi rehabilitación a Valle Verde y un conductor americanista me negó el servicio porque yo llevaba un uniforme de las Chivas. ¿Acaso la rivalidad no debería quedarse en la cancha?”, publicó la jugadora de las Chivas. 

La indignación de la jugadora era evidente, y a eso se le suma el hecho de que tenía que llegar a la terapia de rehabilitación que debía tomar debido a una lesión que sufrió jugando y que de momento la tiene alejada de la cancha. 

En el tweet que escribió la jugadora surgieron diferentes respuestas, la mayoría eran mensajes de apoyo de sus seguidores, y también otros que demostraron que la rivalidad entre los partidarios de ambos equipos está muy lejos de terminarse. 

“Una jugadora profesional de las Chivas, y un chófer de transporte del América; el chiste se cuenta solo”, comentó un usuario de redes. 

Así que los usuarios en realidad no captaron el mensaje que trataba de dar la jugadora: que es esencial que las personas entiendan que la rivalidad de equipos no debería llegar jamás a ninguna situación que no sea un partido de fútbol. 

“Era lógico, eres demasiado como para que te dejara subir a su unidad, le dio pena ser americanista y subir a alguien tan grande”, comentó otro internauta. 

Es de lamentarse tanto la situación como los comentarios que surgieron de esta, ojalá que los adeptos a este tipo de cosas comprendan pronto que los deportes no deben provocar ningún tipo de riña ni hostilidad. 

Comparte este caso para que más personas adopten la cultura de un deporte sano y cuéntanos qué hubieses hecho tú en lugar del conductor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!