Divorciada se jura no presentar a sus hijos a su nuevo novio de color y se lleva una sorpresa

Para nadie es un secreto que los matrimonios no siempre son para toda la vida, son muchas las mujeres que viven una relación tóxica de aguantes y desplantes por parte de un hombre que sin razón aparente se cree superior. Natalie Brenner, una mujer joven que después de un matrimonio de seis años decidió separarse.

Brenner es de Portland-Oregon.

A su corta edad ha caminado cuesta arriba, superado seis abortos espontáneos, cambiado de carrera un par de veces, mudado en varios ocasiones, pero sobre todo ha sido una madre que reflejó un matrimonio idílico cuando en realidad se estaba desmoronando. Para ese momento ya tenía un pequeño que nació de milagro y otro que fue adoptado.

Tenía 26 años cuando se convirtió en una joven madre divorciada.

Entonces se rejuró a sí misma:

«Si alguna vez vuelvo a salir, tendrá al menos 30 años y será padre soltero».

Brenner quería constuir una vida con alguien que al igual que ella, también estuviera siendo reconstruido. Fue entonces cuando conoció a Kevin, a pesar que todo apuntaba que no era momento para conocerlo, con el tiempo comprendió que fue en el momento indicado.

Un hombre de pueblo con apariencia capitalina.

Kevin trabaja en una tienda de teléfonos móviles, sin saber muy bien por qué Brenner se acercó con la excusa de querer cambiar su móvil, pero en realidad algo en ella la impulsó a acercarse aquel hombre de gran contextura, pendientes de diamante y una cadena colgando en su pecho.

Sin darse cuenta hablaron durante varios minutos, a pesar que Brenner nunca le había dado su número de teléfono  a un hombre sin preguntar, esta vez lo hizo.

Sentía que era un hombre por el que valdría la pena arriesgarse.

Pasaron dos meses desde el encuentro en la tienda y parecía que la relación estaba cada vez más fuerte. Brenner sabía que su nueva pareja tenía dos hijos y le aterraba pensar cómo sería todo cuando los conociera, solo quería agradarles sin que vieran en ella una figura de autoridad o control.

«Mientras esperaba, mi mente se aceleró. ¿Sabía su madre que estaba pasando el fin de semana con ellos? ¿Los abrazo? De repente estaba ansiosa. Escuché que se abría la puerta. ‘Natalie’, llamó Kevin, ‘Ven aquí’. Respiré hondo y sentí nerviosismo. Quería que estos chicos no se sintieran incómodos. Sabía que no era su madre, y nunca pensaría que la estaba reemplazando «.

Así que ella solo dijo: «¡Hola chicos!»

Jalen y Jordan, de 7 y 9 años, son los hijos de Kevin.

Entre risas y juegos los niños fueron reflejando su personalidad llena de simpatía y carisma. A las semanas conocieron a los hijos de Brenner e increíblemente se llevaron muy bien, los grandes cuidaban de los pequeños y poco a poco formaron una familia poco convencional pero llena de amor.

Para ambos ha sido muy curativo y esperanzador.

Brenner se había repetido que no le presentaría a sus hijos sino hasta después de haberlo conocido por un año, incluso que no saldría con nadie sino hasta el 2020, pero aquí está, entrelazando lazos con un hombre que está construyendo una nueva historia a su lado revelándole su amor y dejando de lado el pasado.

Comparte esta nota en tus redes sociales para hacer viral esta increíble historia de amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!