Una desalmada maestra acabó con la vida de una niña de 6 años porque “hablaba demasiado”

No comprendo cómo hay personas tan llenas de maldad, que atentan contra la vida de un niño de manera despiadada. No tienen alma.

Pero cuesta más todavía asimilar que alguien que se preparó para atender a niños sea capaz de actuar con violencia contra un pequeño inocente que depende de los adultos para aprender, crecer sano, y conocerse a sí mismo y al mundo.

Esta es la desgarradora noticia de una pequeña de seis años llamada Guo Jintong que perdió la vida porque su maestra le selló la boca con cinta adhesiva porque “hablaba demasiado”.

El padre de la pequeña informó que la niña murió tras ser castigada por la maestra que estaba a cargo de ella en la guardería tras cerrar su boca con cinta adhesiva porque le aturdía.

Actualmente se están realizando las investigaciones pertinentes para esclarecer el caso tras la denuncia del padre de la niña que fue realizada el pasado 12 de junio y la historia fue difundida en Weibo, un medio de comunicación local.

El trágico hecho sucedió en la guardería Experimental Huadian, en la provincia de Jiin, en China.

Cuando la pequeña fue trasladada a la enfermería del centro educativo ya su estado era muy grave, llamaron a una ambulancia para llevarla a un hospital pero lamentablemente la niña falleció treinta minutos antes de que llegara.

Intentaron brindarle reanimación cardiopulmonar pero no había nada que pudieran hacer para salvar la vida de la pequeña que se había asfixiado tras tener por tiempo prolongado cinta adhesiva sobre su boca.

El padre de la niña, en medio del dolor, está clamando justicia instando a las autoridades para que investiguen a fondo el hecho ya que no ha recibido una explicación.

VER TAMBIÉN:  Tras perder sus piernas, este pequeño héroe logra caminar a los 3 años gracias a unas prótesis

Aseguró que Ju Chunwei, la maestra de la pequeña era la responsable de su muerte. El jardín de infancia la ha suspendido.

Los testigos del hecho han declarado que la niña fue acusada de hablar mucho durante los ejercicios de la mañana que consistían en estiramientos y aeróbicos, cuando regresaron al aula de clases le colocaron la cinta adhesiva como castigo para que permaneciera en silencio.

Cuando los maestros notaron que la niña se retorcía y se quejaba la llevaron a la enfermería, pero era demasiado tarde. Hasta el momento, el centro educativo no ha emitido un comunicado oficial sobre este lamentable hecho.

El padre de Guo se ha apostado en las puertas de la guardería para exigir una respuesta.

dailypost.ng / weibo

Los padres y seres queridos, así como los miembros de su comunidad hicieron una vigilia para rendirle homenaje a la pequeña Guo que lamentablemente perdió la vida a manos de la violencia desmedida y desplegó sus alitas de ángel para establecerse en el cielo.

Esperamos que se haga justicia de este repudiable crimen, y que los responsables jamás salgan de la cárcel.

Repudiamos este crimen, y expresamos un mensaje de apoyo a la familia de esta pequeña. ¡Vuela alto Guo! Compártelo y alcemos nuestra voz contra el maltrato infantil.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!