Una atrevida mujer se come la mitad de un pastel en el supermercado para obtener una rebaja

El pasado martes, la policía de Wichita Falls, en Texas, Estados Unidos, recibió una insólita llamada telefónica hecha desde los almacenes Walmart, en la que se denunció a una mujer no identificada que después de comer la mitad de un pastel, se negó a pagar la otra mitad, alegando que la había encontrado a medio terminar.

Sin embargo, había sido ella quien comió el suculento alimento y su acción hizo que fuera vetada de la cadena de supermercados.

El incidente ocurrió en la cadena de tiendas Walmart, de Greenbiar Road, pasadas las 8:00 pm aproximadamente, cuando las cámaras del local captaron a una mujer mientras premeditadamente tomaba un pastel, lo abría y devoraba la mitad, para después negarse a pagar la totalidad del producto.

Las cámaras del lugar siguieron detenidamente a la despreocupada mujer, quien al llegar a la caja, depositó la mitad del producto que se había comido, con la intención de pagar solo la mitad. Pero, el sargento de la policía de Wichita Falls, Harold McClure, dijo que la mujer tomó el pastel de la panadería de la tienda el martes pasado y que se comió la mitad antes de llegar a la caja registradora.

El revuelo que se generó en la tienda fue tal que el gerente llamó a la policía, después de que la mujer afirmara que había encontrado el pastel de esa manera y que no pagaría el precio completo.

“Vimos a la mujer caminando por la zona de panadería comiendo la mitad del pastel, pero nunca imaginamos tanto descaro de su parte al negarse a pagarlo. Realmente nos sorprendió”, comentó Jeff Hughes, portavoz del departamento de policía de Wichita Falls.

Minutos después de llegar los oficiales al sitio, la mujer fue obligada a pagar por el producto y posteriormente fue vetada de la tienda. Su nombre permaneció en el anonimato, pero su rostro quedó grabado por las cámaras del lugar.

Este no es el único caso de intento de robo de alimentos en Walmart. Hace unos meses, en enero, otra mujer de Wichita Falls fue expulsada de una tienda de Walmart después de que bebió vino de una lata de Pringles y después pasó varias horas dando vueltas por el estacionamiento de la tienda con un carrito de compras eléctrico.

“Yo he tomado una pequeña caja de leche y galletas, pero siempre llevo los envases vacíos a la caja para pagar. Bajo ninguna circunstancia se debe robar”, dijo un internauta.

Esta es una muestra más de que la verdad siempre sale a luz y que no hay crimen perfecto. Lo mejor es ser responsables, honestos, y pagar por todo lo que deseemos, incluso si es un delicioso pastel.

Comparte este caso con tus amigos y familiares, practica siempre el valor de la honestidad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!