Una adolescente alquila una casa para celebrar una “fiesta salvaje” que terminó de la peor forma

¿Qué podía salir mal en una fiesta donde solo hay adolescentes, alcohol y una casa vacía?

Una adolescente canadiense de 14 años usó la tarjeta de crédito de sus padres y pudo rentar una casa a través de una página web de alquiler, para organizar una gran fiesta, que se salió de control y ahora tiene que lidiar con un problema mayor, sus padres tendrán que hacerse cargo y pagar el precio por los daños causados valorado en 20.000 dólares.

La fiesta llegó a su fin cuando intervino la policía tras recibir las llamadas de vecinos molestos.

Según relata la policía de West Vancouver, los llamaron el viernes justo después de las 8:30 pm, al llegar a la escena en vivienda ubicada en Ottawa Avenue, los agentes se toparon con unos 200 adolescentes que salían huyendo de la residencia.

“Recibíamos múltiples llamadas que informaban una perturbación a gran escala. Los oficiales que asistieron tenían básicamente enjambres de adolescentes saliendo de la casa”, dijo Jeff Palmer de la policía de West Vancouver.

En el interior, descubrieron el desastre que dejaron. La policía reportó que las paredes, muebles y obras de arte fueron destruidos.

Hay muebles rotos y otros que fueron arrojados desde el balcón a una bañera de hidromasaje, un colchón quedó en el techo, hicieron graffitis en las paredes y abrieron agujeros en los paneles de yeso. Una almohada, toallas y botellas de cerveza en el porche de la casa alquilada de West Vancouver después de una fiesta salvaje.

Los daños causados tienen un valor que ronda los 20.000 dólares en limpieza y reparación. Lo que la policía describe como una fiesta incontrolada desencadenó una investigación policial, pidiendo a cualquier testigo que pueda ayudar a identificar a las personas directamente responsables que se ponga en contacto con ellos.

VER TAMBIÉN:  El peligro del consumo excesivo de alcohol que pocas personas conocen

“La fiesta se salió de control, la casa quedó con extensos daños, encontraron que había una serie de contenedores que confirman que ciertamente el alcohol había sido parte de la reunión”, dijo Palmer.

Los oficiales en primer lugar se encargaron de constatar que nadie haya resultado herido o requiriera del servicio médico, luego surgieron nuevos detalles sobre la alocada y destructiva fiesta de adolescentes, se supo que la chica de 14 años que había reservado la casa hizo un uso no autorizado de la tarjeta de crédito de sus padres para pagar el alquiler.

La policía dijo en su informe que los propietarios no presentaron cargos criminales contra la adolescente o su familia y los padres acordaron aceptar la responsabilidad financiera y pagar el daño ocasionado.

La casa aparece como perteneciente a una empresa con un apartado de correos, y esos propietarios no han hablado públicamente sobre el incidente. Sin embargo, han quitado la propiedad del sitio de alquiler a corto plazo, donde figuraba a un precio de 777 dólares por noche.

Los vecinos compartieron más detalles sobre la fiesta, han pasado varios días y aún le queda mucho trabajo de limpieza y reparación.

Probablemente los estudiantes en West Vancouver estarán hablando de ello durante mucho tiempo, aunque tal vez no tanto como el castigo que enfrenta la chica que organizó la fiesta salvaje.

Los funcionarios escolares en el área dicen que están al tanto del incidente pero que no han recibido llamadas de padres preocupados.

Ctvnews

La fiesta terminó en una lección muy cara para la adolescente y su familia.

Interesante compartir a modo de reflexión para los padres de familias de todas partes del mundo.

VER TAMBIÉN:  Tienen 10 hijos menores y a pesar de las complicaciones quieren intentar tener otro - INSÓLITO
¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!