Un sacerdote adopta a un bebé con Síndrome de Down el día de su cumpleaños

No podemos negar que en medio de tanto caos hay personas maravillosas que apuestan por mejorar la calidad de vida de los más vulnerables, el padre Omar Sánchez Portillo, es sin duda, una de ellas. Un ser de luz que solo quiere brindar amor y darle felicidad a los desprotegidos.

El padre es el director de un albergue para niños, niñas, adolescentes y adultos mayores ubicado en la ciudad de Lurín, Lima-Perú.

La institución es una obra de amor que nace en el corazón de Dios.

La institución que tiene por nombre Asociación de las Bienaventuranzas, ayuda a la mayor cantidad de personas posibles que han sido maltratadas o abandonadas, dándoles una nueva oportunidad y un lugar para que puedan salir adelante.

Acoge a los “más pobres entre los pobres”.

Recientemente, el padre Omar estaba celebrando su cumpleaños número 51, cuando se enteró de que un hermoso bebé con síndrome de Down había sido abandonado por su madre de 17 años, una joven que consumió alcohol durante todo el embarazo y además tenía una esquizofrenia no tratada.

Al respecto el padre destacó:

“Fue al hospital a dar a luz. Aparentemente llevó un mal embarazo, dio a luz y lo dejó abandonado. El Ministerio conoce nuestra obra, el perfil de los chicos que nosotros recibimos y nos llamó para recibir al pequeño.

Yo mismo acepté esa responsabilidad. Llegó un día muy especial, en mi cumpleaños, como un detalle especial de Dios en mi vida sacerdotal, como fecundidad, como padre espiritual, como ser humano. Es un detalle muy particular de Dios.”

La institución es el hogar de 217 personas, este año han acogido a 60 individuos.

La Asociación de las Bienaventuranzas, cuenta con el apoyo de 80 laicos dispuestos a ayudar a niños, adolescentes y adultos que han sobrevivo a terribles escenarios.

El pequeño Ismael, es una hermosa bendición.

El padre a través de su cuenta de Facebook, dio a conocer el nuevo miembro de la familia. En la publicación se lee:

“Gracias por el regalo que me has hecho Jesús por mi cumpleaños. Tú nunca dejas de sorprenderme Jesús mío. ¡Bienvenido Ismael! Traerte desde Cusco ha sido toda una aventura, la primera de muchos que vamos a vivir juntos.

Cromosoma de amor. Síndrome de Down.

Esta es mi marcha por la vida.

No lo abortes, dámelo a mí.(Madre Teresa)

Gracias Jesús.

P.Omar.

PD. Súmate como donante recurrente, te necesitamos.»

Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre una recompensa. Salmo 127:3. Seamos seres de luz e instrumentos de amor, dona y cambia una vida.

Oremos por todos los niños huérfanos, abandonados, maltratados. Por los niños enfermos, por los que tienen hambre, por los que necesitan amor. Oremos por ellos y por todos los niños del mundo. ¡Comparte!