Un piloto recorre medio país para darle a un niño de 10 años el medicamento que salvaría su vida

El ámbito laboral, la educación, el transporte, casi todos los sectores se han visto afectados por las medidas radicales para frenar la propagación del coronavirus, las rutinas diarias se ven interrumpidas y el aumento del aislamiento social es una desafortunada realidad para millones de personas en todo el mundo.

Nadie escapa a estos días de incertidumbre y zozobra, ya que el coronavirus está aún por descubrirse, hay muchas incógnitas. Sabemos que debemos lavarnos las manos, desinfectar superficies y practicar el “distanciamiento social” para proteger nuestra integridad durante la crisis actual, eso está muy bien.

Pero, te has preguntado ¿qué pasa con la salud mental y las urgencias medicinales de quienes sufren alguna condición irreversible?

El pequeño Sergio Molina es uno de estos casos. Padece de una inmunodeficiencia primaria llamada granulomatosa crónica, una enfermedad que se caracteriza por infecciones frecuentes por bacterias y hongos, por lo que necesita medicamentos sí o sí. Para su fortuna, se topó con un verdadero héroe.

En vista de que el muchacho de 10 años necesitaba con urgencia trasladarse para buscar y encontrar el tan necesario medicamento, y como parte de un eslabón más en una hermosa y sólida cadena favores, con mucho amor, Valentín Galván, un joven de 18 años fundador del grupo Equipo Solidario, logró ubicar a Nicolás Seré y su avioneta.

Hoy , necesitamos de todos ustedes.Sergio Molina padece una enfermedad llamada granulomatosa crónica ,es una…

Publiée par Equipo Solidario sur Lundi 30 mars 2020

“Si se pueden conseguir los permisos, en este momento te lo llevo encantando”, fueron las primeras palabras de Nicolás al enterarse.

El correo con la medicina tardaba 48 horas en llegar por tierra, lo que dañaría las condiciones de la misma. Entonces, así, como un ángel caído del cielo hizo su aparición el piloto quien, sin pensarlo dos veces tomó su caballo de hierro y surcó los aires de todo el territorio argentino hasta encontrar el medicamento y cumplir con este loable y generoso reto.

“En este caso, solo tenía en mente buscar la manera de ayudar al pequeño Sergio”, dijo el aviador argentino.

Asimismo, Valentín contó que se enteró de la urgencia de Sergio gracias a Mariela Estanguet, quien lo contactó a través de las cuentas de la fundación. Generalmente, el joven recibe la ayuda de una organización en San Juan, pero, debido a la contingencia, esta vez se hacía imposible para ellos ayudarlo.

Además, el medicamento es demasiado costoso y sus padres no pueden adquirirlo. Nicolás se contactó con la gobernación, gestionando permisos y finalmente logró conseguir la autorización de vuelo humanitario.

Lo grave de la enfermedad de la granulomatosa crónica que padece Sergio, es que vuelve más susceptibles a los pacientes a cualquier infección, lo que, obviamente debilita sus defensas exponiéndolos aún más al contagio por COVID-19.

Finalmente, el avión humanitario aterrizó y ambos, Sergio y el intrépido piloto, con la medicina entre las manos se fundieron en un caluroso abrazo de agradecimiento que ponía fin a una extraordinaria cadena de amor, consideración y bondad.

Sergio y Valentín

En tiempos donde el egoísmo y la deshonestidad siguen estando a la orden del día, este tipo de actos de solidaridad que son los que nos harán cada día más fuertes para superar las adversidades, nos recuerdan que el amor todo lo puede. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!