Un niño de 3 años se raspa una rodilla al caerse y terminan amputándole las 2 piernas

Beauden Baumkirchner de 3 años, de Lake Havasu, Arizona, estaba en un viaje de campamento con su familia cerca de San Diego el pasado mes de octubre cuando se raspó la rodilla mientras daba un paseo en bicicleta y a partir de ese momento pasó lo que nunca se imaginaron.

Lo que Juliana y Biran Baumkirchner, sus padres, pensaron era una pequeña lesión sin importancia, se convirtió más tarde en una situación desgarradora para todos.

“Se cayó, se raspó la rodilla. Le pusimos un spray antibacteriano y una tirita, y salimos», dijo Brian.

Brian dijo que su hijo pasó las siguientes horas montando bicicleta, corriendo y, hasta jugando en la tierra.

«Justo antes de las 6:00 pm nos dijo que le dolía la barriga y nos preguntó si era hora de dormir», dijo Brian.

A la mañana siguiente, Beauden se despertó con fiebre y con la rodilla derecha hinchada y morada. Cuando se volvió letárgico sus padres lo llevaron de urgencia al hospital de niños Rady.

«Comenzó a extenderse por sus piernas, sus brazos hasta sus manos», recordó Brian.

Brian dice que los médicos finalmente diagnosticaron a Beauden con una infección por estafilococos MRSA.

«No dejaban de decirnos: ‘Hay hinchazón. Todas sus extremidades se están cerrando’«, dijo Brian.

Beauden había desarrollado una complicación grave, un síndrome de shock tóxico, y su pequeño cuerpo comenzó a apagarse.

Después de eso le dio sepsis y sus riñones comenzaron a fallar.

«La peor pesadilla de todo padre. No puedes hacer nada. Estás indefenso», dijo Brian.

Beauden fue sometido a varias cirugías para aliviar la presión de sus piernas. Para tratar de salvar su vida, los médicos se vieron obligados a amputarle las dos piernas por debajo de la rodilla.

Brian dijo que está agradecido de que su hijo esté vivo a pesar de que sus vacaciones terminaron en una tragedia.

«Todavía estamos devastados, es realmente desgarrador», dijo Brian.

Beauden estuvo intubado y en coma inducido durante dos semanas. Cuando despertó, una de las primeras cosas que pidió fue un camión de bomberos.

No paraba de pedir camiones de bomberos, su madre dijo que sus amigos y familiares le habían estado enviando camiones de bomberos de juguete por correo, pero su sorpresa fue cuando recibió la visita inesperada de los bomberos.

Envuelto en mantas, conectado a equipos médicos y sobre un pequeño carro rojo, sus padres lo llevaron a la entrada principal del hospital mientras las enfermeras los seguían.

El capitán del Departamento de Bomberos y Rescate de San Diego, SDFD, Joe Amador, y su tripulación se pararon frente al motor del camión para esperar a Beauden solo para verlo.

El pequeño recibió un casco de bombero azul marino y una réplica de juguete de un camión de bomberos.

Cuando su padre lo empujó por la acera, el pequeño Beauden saludó con la mano a la fila de bomberos, estaba realmente emocionado.

Los padres de Beauden decidieron dar a conocer el caso de su hijo para crear conciencia y que nadie más pase por esta trágica experiencia que les tocó vivir. Están recaudando fondos para los gastos que han tenido que enfrentar en una campaña de GoFundMe.

No dejes de compartir el caso de Beauden, a quien le deseamos su completa recuperación. Su experiencia puede ayudar a otras familias.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!