Un niño de 3 años conduce su coche de juguete en la carretera buscando ayuda para su padre

Sin lugar a duda los adultos cometemos un error al subestimar a los más pequeños de la casa. Los niños entienden más de los que muchos padres imaginan, y esta historia es una prueba fiel de eso.

Stefan Snowden, es un niño de tan sólo 3 años que buscó ayuda en su carro de juguete tras percatarse de que su padre estaba convulsionando. Era evidente que Stefan sabía que Marc, de 28 años, su padre, estaba mal y decidió ir por ayuda.

El pequeño tomó su camión de bomberos y salió de la casa para buscar ayuda. Ya había recorrido 300 metros cuando fue visto en una transitada carretera por una mujer que detuvo el tráfico y lo recogió en sus brazos.

Una segunda mujer que vio lo sucedido y lo llevó a su casa, sin dudar llamó a la policía mientras intentaban averiguar de dónde había venido el niño.

Afortunadamente se descubrió que Stefan había recorrido 300 metros por un camino rural desde la casa de su familia en la aldea de Twenty, en Lincolnshire, en su camión de bomberos de Paw Patrol, antes de terminar una concurrida carretera que une las ciudades de Spalding y Bourne.

“El niño estaba caminando lentamente por la carretera principal, había tres o cuatro autos detrás de él, e incluso otro conductor impaciente superó la línea de tráfico.

Entonces una mujer detuvo su camioneta y la estacionó al otro lado de la carretera para rescatarlo. Ella fue muy valiente”, reveló un testigo.

Carla Neve, ama de casa de 25 años y madre de Stefan había salido a hacer un recado cuando sucedió el incidente.

“Marc sufre de epilepsia y pierde el conocimiento cuando tiene una convulsión.

Stefan sabe cómo salir por la puerta principal y debe haber ido a buscar su camioneta para pedir ayuda.

Cuando hablamos con la policía, Stefan dijo que su padre estaba mal”, dijo Carla.

La inspectora Rachel Blackwell, de la policía de Lincolnshire, manifestó su agradecimiento a la mujer que puso en riesgo su vida para impedir una tragedia.

Las dos mujeres se convirtieron en ángeles guardianes para este pequeño, la segunda mujer abrió las puertas de su casa para protegerlo y entretuvo al pequeño mientras la primera intentaba localizar a su familia.

«Estamos muy orgullosos de él y agradecidos con las mujeres que ayudaron a mi hijo», dijo Carla.

Los vecinos fueron de puerta en puerta hasta que encontraron la casa del pequeño, donde Carla estaba esperando una ambulancia para su esposo, sin saber que Stefan estaba desaparecido.

Rachel confirmó que Marc se encuentra en buen estado de salud y ratificó que la familia está muy agradecida con estas dos personas increíbles. Comparte esta adorable historia que por fortuna tuvo un final feliz.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!