Un niño de 14 años se despide para siempre de su madre cantándole una canción fuera del hospital

Billy Devine es un joven de 14 años que adora cantar. Desde muy temprana edad, contó con el apoyo de su madre para perseguir sus sueños. Lamentablemente, Jane fue diagnosticada con un terrible cáncer en julio del 2019 y tuvo que emprender una ardua lucha.

La amorosa mujer siempre fue el pilar de su familia y estaba dispuesta a superar cualquier reto que se le enfrentase; lamentablemente el cáncer hizo metástasis y Jane tuvo que pasar sus últimos meses en un hospicio.

Durante la pandemia, muchos hospicios y centros de salud tomaron estrictas medidas de seguridad para velar por el bien de sus pacientes.

Esto significó que muchos familiares ya no contaban con la posibilidad de visitar a sus seres queridos. Billy siempre tuvo una relación muy especial con su madre y decidió sorprenderla con un gesto muy especial.

Los médicos lo habían preparado para lo peor y él quería encontrar una manera verdaderamente única de brindarle mucho amor a su madre en sus últimos días.

Billy habló con el personal del hospicio Ashgate y ellos se convirtieron en sus cómplices para lo que él considera la mejor presentación de su vida.

Calcularon cuidadosamente hacia dónde daba la vista de la ventana de Jane y Billy se levantó allí con un micrófono para cantarle Shallow, el tema de la conocida película «A Star is Born». Las medidas de aislamiento no le iban a impedir brindarle todo su apoyo a su mamá en estos momentos tan difíciles.

“Mi mamá siempre ha disfrutado escucharme cantar así que pensé que sería una linda sorpresa cantarle su canción favorita», explicó Billy.

Desde su habitación, Jane no tardó en reconocer la voz de su querido hijo. Se asomó a la ventana y en medio de lágrimas disfrutó del hermoso regalo que Billy le estaba dando.

Lo mejor de todo, muchos otros pacientes del hospicio pasaron una tarde muy especial mientras escuchaban melodiosa voz de Billy.

“Nunca lo olvidaré. Su mirada desde la ventana. Sólo pensar en eso me da escalofríos”, recuerda Billy.

Nada como el poder la de música para lograr distraernos de todos los problemas y disfrutar durante unos minutos.

Tan sólo un par de días después, Jane perdió la vida. Su familia se encuentra con el corazón roto pero se reconfortan con el bonito recuerdo de que lograron brindarle una enorme sonrisa en sus últimos días.

Nunca hay distancia suficiente que nos impida demostrar nuestro afecto a nuestros seres queridos. ¡Comparte!