Un millón de hectáreas se consume por las llamas y el presidente no declara emergencia nacional

Los incendios forestales siguen afectando los pulmones de nuestro planeta desde hace más de dos semanas. En Bolivia, las llamas han arrasado con un millón de hectáreas sin que el gobierno declare estado de emergencia nacional.

Evo Morales, quien preside el país sudamericano, se demora en declarar el estado de desastre nacional para poder facilitar la ayuda nacional e internacional.

Las llamas han desaparecido áreas boscosas en Bolivia y amenazan el parque Noel Kempff, el valle de Tucabaca, el Bosque Seco Chiquitano y el Pantanal. Miles de ciudadanos, y personales públicos del mundo del deporte y de la iglesia, se han pronunciado instando al presidente a declarar la emergencia.

Esta medida es indispensable para liberar los recursos y recibir ayuda internacional para controlar el incendio.

El presidente Evo Morales está en la fase final de su campaña electoral, algunos dirigentes ambientales, miembros de la sociedad civil, indígenas y políticos, aseguran que ha reaccionado tardíamente.

También aprobó el aumento de la frontera agrícola con productores que implicaron quemas controladas en el oriente de Bolivia. En las áreas del incendio devastador, promovió el asentamiento de colonos, que son juzgados por causar el fuego.

El primer mandatario de Bolivia anunció la institución de un gabinete ambiental conformado por cinco ministros para encargarse de las medidas implementadas contra los incendios.

Luis Arce, ministro de Hacienda, confirmó la contratación de los servicios del avión Supertanker, de Estados Unidos, para combatir las llamas.

Los productores agropecuarios enfrentan pérdidas de hasta 5 millones de dólares. Una práctica común, de un sector de trabajadores informales de la agricultura es la quema.

Los presidentes de Argentina y de Chile anunciaron que han ofrecido asistencia a Bolivia y Brasil ante la emergencia, pero no han recibido respuesta de Evo Morales.

Diversas organizaciones benéficas han organizado campañas para ayudar a controlar el fuego y recuperar las áreas afectadas.

Marcelo Martins, delantero de la selección de fútbol de Bolivia, anunció que aportaría 20.000 dólares por esta causa.

A veces en medio de las más doloras tragedias hay gestos de solidaridad que nos hacen recuperar la fe en la humanidad.

Las dos principales compañías de teléfono de Bolivia anunciaron que las llamadas entre sus clientes en la zona afectada serán gratuitas. Muchas organizaciones se han concentrado en ayudar a los más afectados.

Se espera que el gobierno boliviano tome medidas de acción cuanto antes para revertir la triste situación del ecosistema. Evo Morales se ha convertido en blanco de críticas por su gestión, compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!