Un joven trans fue asesinado y quemado pero consideran que no fue un crimen de odio

A Ally Lee Steinfeld la humillaron hasta el último minuto de su vida. Parte de sus restos fueron encontrados en un gallinero en una zona rural del sur de Missouri, Estados Unidos y la Policía informó que le arrancaron los ojos y que la apuñalaron en los genitales repetidamente.

Nadie puede entender aún la violencia con la que fue asesinada esta tranquila y callada adolescente de 17 años y las autoridades no han informado el móvil del crimen. Pero aseguran que no se trata de un crimen de odio.

Cuando identificaron los restos de Joseph Matthew Steinfeld Jr., el nombre de nacimiento de Ally, comenzó la investigación del brutal crimen en Cabool, donde encontraron los restos y vivía la joven.

Estos son los cuatro acusados de la muerte de Ally Lee Steinfeld.

Washington Post

Los restos estaban cerca del remolque donde vive una de las acusadas, Briana Caldera, de 24 años, con quien Ally vivía.

Briana y dos jóvenes de 18 años, Andrew Vrba e Isis Schauer, están acusados de asesinato y otros cargos. Un cuarto sospechoso está acusado de abandonar el cuerpo y tratar de encubrir la evidencia, James Grigsby, de 25.

El sheriff James Sigman, y el fiscal Parke Stevens Jr. aseguran que el crimen no fue a causa de la identidad de género de Ally.

“El asesinato en primer grado es todo lo que importa”, aseguró Stevens. “Eso no es un crimen de odio en sí mismo”.

Sin embargo, el caso ha llamado la atención de abogados especialistas en transgénero y de otras asociaciones en todo Estados Unidos, que creen que Ally fue atacada por su identidad de género, a pesar de lo que digan el fiscal y el sheriff.

El joven fue mutilado y su cadáver prendido fuego.

Instagram

“Esta violencia, generalmente motivada por el odio, debe terminar” declaró Chris Sgro, vocero de Human Rights Campaign, que denuncia que Ally es la 21 persona trans asesinada este año en el país.

Ally estuvo desaparecida por semanas, y los primeros reportes de los medios se referían a ella como un joven, en parte por los posters distribuidos por su familia que llevaban su nombre de nacimiento.

Su madre, Amber Steinfeld, aún se refiere a ella como Joey, pero dice que la joven se identificaba como una chica ante la familia, sus amigos y en las redes sociales. Ella dice que el joven era “cariñoso y de gran corazón”.

Ally estuvo comprometido con otra adolescente hasta julio, cuando terminó la relación y después comenzó a salir con Calderas.

La madre de la víctima, contó a los medios que los dos jóvenes de 18 años vivían en el remolque de Brianna, y poco antes de desaparecer les había contado que estaba feliz y que los quería mucho.

Las personas que quería fueron las que la asesinaron.

Time.com

La víctima creció en House Springs, Missouri, se mudaron durante un tiempo a Florida y de ahí a Texas, desde donde llegaro a Missouri. Había dejado el colegio cuando cumplió los 17, cuando la familia se mudó nuevamente a House Springs, pero Ally se quedó en Houston, Missouri, viviendo en la casa de diferentes amigos.

En mayo, posteó en Instagram que se sinceraba y que era “mtf” (hombre a mujer por sus siglas en inglés). El 13 de junio, se refiere a sí misma como “mujer trans y soy mayormente lesbiana pero pansexual”. Luego, ese mismo día puso “Estoy orgullosa de ser quien soy y estoy orgullosa de ser trans, soy hermosa no me importa qué piense la gente”.

En las redes no escondía su identidad.

VER TAMBIÉN:  Las 12 enfermedades que ni siquiera los mejores médicos han logrado curar

Andrew Vrba le dijo a los investigadores que primero intentaron envenenarlo, pero cuando Ally se negó a tomar el veneno, lo apuñalaron en el living del remolque.

Las mujeres sospechosas dijeron que Vrba se jactó de arrancarle los ojos y apuñalado en los genitales. Pero en la declaración no hay una causa probable, no ofrece ningún motivo. Sí se sabe que ambos habían discutido dos días antes del asesinato.

Las pericias mostraron que los tres sospechosos prendieron fuego el cuerpo de Ally, pusieron algunos de los huesos en una bolsa y los tiraron en el gallinero con ayuda del amigo de los tres. Briana admitió haber ayudado a quemar el cuerpo y les dijo cómo encontrar el cuchillo que usaron.

Además informaron que Vrba les dijo a dos de sus amigos que “tenía que matarlo” y que sabían del plan. Brianna, por su parte, declaró que sabía del plan pero no quería matarlo. Pero los otros dos declararon que ella siempre estuvo de acuerdo con el asesinato y que lo habían hablado “varios días antes”.

El abogado defensor, Michael Jacobs, no quiso hacer comentarios sobre e caso.

La gente aún le deja mensajes cariñosos en su perfil de Instagram.

Instagram

¡Espantoso! La historia es muy aterradora, compártela para que muchas más personas la conozcan, condenemos la violencia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!