Un desesperado anciano trabaja todos los días para alimentar a sus 6 nietos y pide ayuda

Policías del distrito Mollebaya de Arequipa en Perú decidieron regalar un momento especial, a un grupo de dieciséis adultos mayores que viven en la zona con motivos de la celebración del día del padre. Pero, al llegar a una de las humildes viviendas se encontraron con un anciano que vive una situación familiar extremadamente difícil.

El comisario de Mollebaya, Bertin Delgado Miranda y los policías del distrito acostumbran a realizar actividades de carácter social para las personas que hacen vida en su jurisdicción.


Están convencidos de que no basta con llevar honrosamente el uniforme del cuerpo de seguridad que representan, ni con combatir la delincuencia, sino que también es necesario ayudar a las personas que lo necesitan.

Una de las humildes viviendas que visitaron en la celebración del día del padre, fue la de un hombre de setenta años llamado Vidal Jilapa Machaca. Al llegar a su casa se percataron de la dramática realidad que vive el anciano.

“Nos dimos cuenta de que necesitan alimentos y ropa, además que un médico los evalúe porque pueden estar desnutridos”, dijo el solidario comisario.

Vidal vive con su hija quien tiene seis niños que no van a la escuela. Todos están hacinados en un cuartito pequeño ubicado en el sector Pampas, El Pajonal, del distrito de Mollebaya.


Es una zona desolada y solitaria, el frío inclemente y la poca protección que tienen frente a las adversas condiciones climáticas expone a la familia a muchos peligros y enfermedades. Pero Jilapa no se abate ante eso, se esfuerza cada día y hace todo lo que puede para ayudar a su familia.

A pesar de su edad, trabaja como obrero fabricando ladrillos artesanales, el poco dinero que gana lo usa para tratar de alimentar a sus nietos e hija.

Los policías mostraron preocupación por los menores porque no están asistiendo a la escuela

“Los fuimos a visitar y vimos que los niños aún estaban en la casa. Pedimos a las autoridades o personas de buen corazón que los apoyen, son una familia que necesita de ustedes”, añadió el preocupado comisario


Hicieron un llamado a la población de Arequipa para que les donen alimentos y ropa. Les indicó, que cualquier donativo pueden hacerlo llegar a la comisaria de Mollebaya, o a la vivienda de Vidal Jilapa.

Las imágenes del abnegado anciano con su familia fueron subidas a las redes sociales y los comentarios no se hicieron esperar.


Muchas personas alabaron el gesto de los policías, pero otras criticaron que se le deje la responsabilidad de la manutención de los nietos al cansado abuelo, en lugar de ser los padres quienes estén a cargo.

“Qué injusto que les den los hijos a los abuelos, ¿dónde está la responsabilidad de los padres de esos niños?”, dijo una internauta.

A Vidal parece no importarle lo que digan, y sigue, como siempre, esforzándose en llevar por lo menos el pan para que sus nietecitos puedan comer algo.

El amor de los abuelos es enorme, se convierten en unos segundos padres, pero también es cierto que ellos merecen llegar a esa edad viviendo una vida más tranquila y sosegada.

Comparte esta dramática historia con tus amigos, y fomenta el valor de la responsabilidad en cada uno de los miembros de tu familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!