Un comerciante le cobra el doble a los influencers que buscan obtener sus helados gratis

Los llamados influencers se han convertido en una puerta publicitaria dentro de la cultura millennials. Las redes sociales han dado visibilidad a una serie de personajes que pese a no pertenecer a ningún medio artístico o cumplir un papel de liderazgo social, llegan a influir en un grupo determinado de personas que se interesan por tópicos específicos.

Algo muy común dentro de esta tendencia es que los influencers proporcionen publicidad a través del consumo o uso de algunos productos.

Pero en Los Ángeles hay un hombre que está cansado de esta práctica y ha implementado una nueva política en su negocio que va contra todo influencer.

Joe Nicchi es el dueño de una compañía de camiones de helados que cansado del bombardeo de diferentes influencers ofreciendo publicidad a cambio de helados gratis, decidió hacer una publicación bastante peculiar.

“Hemos decidido hacer esto oficial con un cartel. Realmente no nos importa si eres un influencer, o cuántos seguidores tienes. Nunca te daremos un helado gratis a cambio de una publicación en tu página de redes sociales. Es literalmente un artículo de $ 4… bueno, ahora es de $ 8 para ti. #InfluencersAreGross”, compartió Nicchi en Instagram.

Además de la publicación en el Instagram oficial de su compañía, el hombre también colgó un cartel en el frente de su carro de helados. 

Joe justificó su publicación a las excesivas solicitudes que ha recibido en los últimos años, de parte de algunos influencers que lo invitan a participar en algunos eventos de forma gratuita, a cambio de darle visibilidad a su negocio.

El fundador CVT Soft Serve ha prestado su servicio a algunos famosos como Adam Levine y el conocido pastelero Jacques Torres. Sin embargo, el detonante a su nueva política fue la invitación a participar en un evento para 300 personas de forma gratuita.

“El jueves pasado, me pidieron que sirviera en una fiesta de fin de semana para 300 personas a cambio de esa palabra que tanto les gusta usar: ‘visibilidad’. No puedo hacer eso. No trabajo gratis”, explicó Nicchi.

Aunque esto pueda parecer lógico para muchos, no lo es para este empresario. Nicchi prefiere confiar el éxito de su negocio en la calidad de su producto.

“Creo que si nuestro helado es excelente, el resto que se espera es que se posicione en un buen lugar a través del boca a boca, y a través de periodistas de renombre”, explicó Nicchi.

Irónicamente, este hombre cansado de los influencers se ha vuelto uno de ellos en su afán por ahuyentarlos de su negocio.

“Créanme cuando les digo que soy consciente de la ironía de estar burlándome de los influencers y después tener tanta atención en redes sociales por eso, incluso tanta como ellos. Sé que es irónico y lo pillo”, confesó Joe.

Aunque alguien pueda pensar que el negocio de este hombre es algo modesto, la verdad es que la insistencia de ciertos influencers en los helados de Joe no es de extrañar. Su camión ha sido todo un éxito, en su primer año de fundado ganó el premio Food Truck de Los Ángeles y es quizás el único heladero que aparece mencionado por los Rolling Stone.

Lamentable por los influencers pero de querer uno de sus helados posiblemente les cueste el doble.

Joe se ha atrevido a hacer algo que quizás otros no han podido. Comparte esta nota y coméntanos qué opinas de su curiosa decisión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!