Un cliente entrega más que una propina cuando se enteró que el restaurante cerraría sus puertas

El coronavirus no sólo ha colapsado el sistema de salud de diversos países, sino que ha significado un duro golpe para la economía mundial. Muchas familias se están viendo afectadas por la situación, al ver cómo sus trabajos se han visto paralizados de forma inmediata ante la amenaza de la pandemia.

El asunto es un gran problema para muchos pero la buena acción de un hombre ha venido a demostrar a todos que en estos tiempos lo que más necesita el mundo es la solidaridad.

Un cliente común de un restaurante al norte de Nápoles en Florida (Estados Unidos), dejó a los empleados del lugar atónitos con su hermoso gesto.

El amable hombre, que decidió mantener el anonimato, se acercó hasta la oficina del dueño Skillets para dejar una propina de $10.000 que debía ser dividida entre los empleados del lugar.

Este restaurante ha tenido que cerrar sus puertas ante el brote de coronavirus en el país, así que el dinero ofrecido sería de gran ayuda para los trabajadores que han tenido que regresar a sus casas para guardar el aislamiento social impuesto por el gobierno.

«Quiero que cada persona en este restaurante obtenga 500 dólares», comentó Ross Edlund que le había dicho el hombre al entregarle el dinero.

Un total de $10.000 fueron repartidos entre los 20 empleados del Skillets, gracias a la generosidad del buen samaritano.

El señor Edlund ve con preocupación las consecuencias que el cierre tendrá en su negocio, aunque reconoce que las medidas son necesarias pero la industria de los restaurantes se ha visto particularmente afectada a medida que crece la pandemia mundial en los Estados Unidos.

«Creemos que lo que se está haciendo es lo correcto a pesar del hecho de que nos está causando dificultades», dijo Ross Edlund.

Aunque las estufas del Skilets se mantienen activas para atender a sus clientes mediante el servicio de reparto a domicilio, este gerente tuvo que enviar al 90% de sus empleados a casa a raíz de la pandemia.

Ante esta situación la acción del cliente anónimo resultó realmente salvadora para más de uno en estos días.

Puede que 500$ por persona no signifique mucho dinero para algunos pero esa cantidad realmente podría hacer la diferencia para cualquier padre o madre de familia, incluso para quienes sólo son responsables de sí mismos pero que en estos momentos no saben cómo cancelar sus alquileres.

No hay duda de que juntos somos más fuertes y la solidaridad es un valor que nunca debe perderse. Comparte esta nota y dale al mundo este gran ejemplo en tiempos de crisis.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!