Un abuelo sin hogar pide algo de comer y le dan arroz mezclado con comida para perros

Es triste que existan personas que disfrazan la generosidad con hechos que dejan mucho que desear tras jugar con la vulnerabilidad de otros.

La pandemia del coronavirus ha afectado a muchas personas en todo el mundo, y José Adán Barrera Mendez de Campeche, ha sido una de ellas, quien ha estado pidiendo comida en la calle para sobrevivir.

Este anciano depende cada día de la solidaridad de la gente y es muy triste que haya quienes abusen de eso. Mientras José caminaba por la calle recibió un plato de comida y para acompañarlo pidió un pedazo de pan.

Fue entonces cuando Elian Cruz se dio cuenta de que en el plato de comida había alimento para perro mezclado con arroz. Indignada Elian decidió publicar este incidente en su perfil de Facebook.

«Cada día los valores de las personas están por el suelo. Hoy me encontré a un ancianito ambulante sentado afuera de mi casa pidiendo un pedazo de pan para acompañar la ‘comida’ que alguien le había dado”, dijo Elian.

Es inaceptable jugar con la necesidad de la gente y menos ante la crisis sanitaria, social y económica que sorprendió al mundo.

“Para mí es una verdadera falta de respeto que gente tan desagradable haga este tipo de cosas.

Darle un plato con comida para perros y arroz a un señor mayor es sinónimo de burla y de gente sin educación.

Es triste ver cómo entre nosotros mismos nos tratamos tan mal. En fin, decido subir esto para abrir corazones y alentar la moral”, agregó Elian.

Lo que nunca se imaginó Elian era que su publicación se volvería viral. Tras su difusión un joven llamado Fabian González hizo contacto con José para tratar de ayudarlo.

“Siempre actuando con buena fe sin querer perjudicar a nadie, ni lo hago por quedar bien. Los que me conocen realmente saben que lo hago con el corazón, si tuviera más para darle lo hago. Dios es grande y da para todos”, publicó Fabian en su cuenta de Facebook.

El joven reveló que la vida de José era muy humilde y reprochó el acto de maldad de quienes trataron de aprovecharse de él.

Fabian lo llevó a su casa y le ofreció comida, ropa y le dio la oportunidad de darse un buen baño, lo que agradeció enormemente José.

“Pero hoy comerá de lo más rico. No lo hago para ofender a nadie ni por quedar bien, si no que me duele ver gente que vive así”, escribió Fabian en su publicación.

Fabian es amante de las motos y después de que José comiera, se bañara y se vistiera con ropa del equipo Chivas de Guadalajara se lo llevó a dar un paso por la ciudad.

Gracias a Fabian, hoy este abuelo pudo sonreír y pasar un día agradable. Esperamos que pronto José reciba la ayuda necesaria para salir de su precaria situación, comparte su historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!