Sobreviven de milagro después de que sus oraciones fueran escuchadas al naufragar mar adentro

Las historias de naufragios o desapariciones bajo situaciones extremas, en las que las personas logran sobrevivir tienen siempre algo de milagroso. Pero en la experiencia de estos chicos de Florida, parece estar más que explicita la mano de Dios.

Un par de adolescentes de 17 años se extraviaron en el mar y fueron rescatados por un barco llamado Amén, después de haber orado intensamente.

Tyler Smith y Heather Brown son estudiantes de la Academia de la Iglesia de Cristo y el pasado 18 de abril quedaron a la deriva en pleno mar, después de un paseo en la playa Vilano, San Juan-Florida.

Estos jóvenes jugadores de fútbol han sido amigos desde cuarto grado y ese día decidieron ir juntos a la playa por un poco de diversión.

Tyler y Heather se metieron a nadar en el mar, sin percatarse que se habían alejado mucho de la orilla.

Pero rato después, notaron que sus vidas se encontraban en peligro. Los jóvenes se habían alejado de la costa y fueron a parar en lo profundo del océano.

Juntos resistieron un par de horas y lucharon contra las olas para que no los empujaran mar adentro.

Este tiempo fue una verdadera pesadilla para los chicos que ya empezaban a debilitarse, sus cuerpos perdían energía y los calambres comenzaban a atacarlos.

En algún punto Tyler tuvo que aferrarse a Heather porque no tenía más fuerzas.

Los jóvenes se preparaban para celebrar su graduación el próximo 19 de mayo y, entre la desesperación por la posibilidad de perder la vida, oraron con mucha fe para que Dios no los dejara morir allí.

“Grité: ‘Si realmente tienes un plan para nosotros, vamos. Sólo trae algo para salvarnos”, recordó Tyler.

Las peticiones de Tyler fueron escuchadas y vieron el verdadero poder de la oración. El joven notó la presencia de una embarcación que pasaba cerca de ellos, en ese momento recobraron sus energías y comenzaron a pedir auxilio.

Facebook

Por fortuna, el capitán del navío, Eric Wagner, pudo escucharlos y con ayuda de la tripulación logró sacar a los jóvenes del agua, salvándoles la vida.

“Sobre todo el viento, las olas y los motores, escuchamos un grito desesperado. Exhausto y cerca del final, el muchacho me dijo que había pedido la ayuda de Dios. Luego aparecimos nosotros”, comentó Wagner.

Facebook

La tripulación se dirigía desde Delray Beach a Nueva Jersey y habían estado a punto de suspender el viaje por las condiciones del mar ese día. Sin embargo, decidieron aventurarse y zarpar a pesar de las altas olas.

Los chicos estaban agradecidos y emocionados porque habían sido rescatados pero esa alegría aumentó en el momento en que se enteraron el nombre de la embarcación: “Amén”. Realmente sus clamores habían sido atendidos y esto los dejó muy impresionados.

“Les dije el nombre de la embarcación, fue cuando empezaron a llorar. La joven pareja fue amable y agradecida con nosotros y con Dios.”, dijo Wagner.

Antes de este episodio, los jóvenes habían conversado sobre los planes de su futuro. Heather asistirá a la Embry Riddle University, estudiar seguridad del territorio nacional para ser un oficial naval de ROTC; mientras queTyler planea estudiar finanzas empresariales en la Florida Atlantic University. Además, quiere formarse como piloto para unirse a la Fuerza Aérea.

“Después de clamar a Dios, para que Él enviara a alguien y pudiéramos seguir viviendo y que apareciera  un bote llamado ‘Amén’, no hay forma de no creer que fue obra de Él”, dijo Tyler.

Fox News

Por fortuna, Tyler y Heather regresaron a sus casas sanos y a salvo. Ninguno de los jóvenes sufrió algún tipo de lesión, sólo un gran susto y a su vez una hermosa historia que contar a sus familiares. Su experiencia, nos recuerda el poder de la fe y cómo para Dios nunca es tarde para hacer sus milagros.

Ante de irte comparte esta historia con tus amigos y enséñales el milagroso episodio vivido por Tyler y Heather.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!