«Todavía estoy vivo” – Habla el hombre que encontró en el cementerio su lápida hecha por su ex

Alan Hattel tiene 75 años, es de Tayside, Escocia, es un soldador jubilado que protagoniza un caso que ahora está causando revuelo, sus amigos piensan que falleció por una confusión.

Su teléfono no ha sonado desde hace meses porque todos sus conocidos piensan que ha muerto. Su ex esposa erigió una lápida con sus datos y que ha generado el grave malentendido.

“La gente piensa que estoy muerto”, dijo Alan, relató que en un período de cuatro meses no ha recibido ninguna llamada, nadie ha intentado contactarlo y ya descubrió la verdadera razón.

Había una lápida en el lugar donde presuntamente reposa su cuerpo.

“Todavía estoy vivo. Ni siquiera quiero ser sepultado, planeo ser incinerado cuando me muera”, dijo Alan durante una entrevista que ofreció.

Él percibió que sucedía algo extraño desde que ni una sola persona de su entorno lo llamó, su vida social se redujo por completo desde que hace unos meses todos pensaron que había partido de este plano terrenal.

Alan encontró su lápida en el cementerio de Newmonthill en Forfar, la estructura fue realizada sin su conocimiento. Se quedó desconcertado al ver su supuesta tumba y así pudo comprobar porque había estado tan solo.

Después de su estremecedor hallazgo quiso pronunciarse para aclarar las cosas y que todos sepan que sigue con vida.

Aseguró que ha mantenido conversaciones con funcionarios del Consejo Angus planteando colocar una tapa sobre la lápida que lleva su nombre para evitar confusiones.

Alan culpa a su ex esposa, de quien se divorció hace 26 años de la aparición de la lápida.

Alan trabajó como soldador 37 años antes de retirarse, afirma que su ex pareja adquirió el terreno en el cementerio y la lápida con la intención de que ambos fueran sepultados juntos en el mismo lugar.

De hecho, la lápida no solamente tiene los datos de Alan, también incluyen los de ella.

Nunca dije que quería ser sepultado junto a mi ex esposa”, dijo Alan.

Desde hace 26 años la pareja, que tuvo dos hijos, se separó y desde entonces no mantienen una relación amistosa. Por eso a Alan le parece tan insólita la idea de que ella tenga la intención de que sus cuerpos reposen en el mismo recinto.

“Descubrir que tienes una lápida en el cementerio mientras aun estás vivo no es algo que ocurre todos los días”, dijo Alan.

El caso ha causado revuelo en las redes, aunque un miembro de la familia Hattel, dijo que era un asunto familiar que debía ser resuelto en privado.

Las autoridades encargadas del cementerio, ante el reclamo de Alan, alegaron que no podían revelar información sobre la persona que compró la lápida y el espacio en el lugar para cumplir con sus políticas de confidencialidad.

Comparte este insólito caso que ha generado tantos comentarios en las redes.

Etiquetas: