Sufre una peligrosa infección craneal tras limpiarse un oído con un bastoncillo de algodón

¿Quién pensaría que el uso del bastoncillo de algodón para limpiar los oídos podría causar una fuerte infección cerebral? Este hombre de 31 años lo descubrió de la peor manera, jamás podrá olvidar el riesgo de usar un “inofensivo” algodón.

Tras ser trasladado de urgencia en ambulancia al hospital en el área de Coventry y Warwickshire de Inglaterra por sufrir convulsiones y vómitos los médicos diagnosticaron una infección poco común que originaba abscesos craneales.

Aunque antes de ingresar a urgencias el paciente había sido tratado por su médico de cabecera por una fuerte infección en el oído nunca mejoró y días después de haber iniciado el tratamiento su salud empeoró.

Lejos de mejorar los síntomas se acentuaban más. Había estado sufriendo pérdida de memoria, dolores de cabeza, convulsiones, dolor de oído, secreción de su oído izquierdo y vómitos.

A pesar de esos síntomas los médicos encontraron que el paciente no tenía fiebre y que su examen físico era “normal”, pero descubrieron de inmediato que el problema real iba más allá de una simple infección de oído.

Las tomografías computarizadas del cráneo evidenciaron la presencia de abscesos causados por una infección conocida como otitis externa necrotizante que comenzó con un bastoncillo de algodón (flechas azules).

La otitis externa necrotizante generalmente es causada por bacterias y afecta el canal auditivo, el hueso circundante y, en el caso de este hombre afectó también el tejido dentro del cráneo, pero no el cerebro.

Alexander Charlton, especialista en oído, nariz y garganta confirmó que el paciente tenía antecedentes de dolor intermitente en el oído izquierdo y cierta pérdida de audición durante los últimos cinco años.

El paciente también admitió haber olvidado algunos nombres en los últimos días sin presentar otros síntomas neurológicos”.

Después del suministro de antibióticos para tratar una posible meningitis mortal por infección cerebral, los médicos decidieron explorar su oído bajo anestesia general.

Aunque normalmente nos limpiamos los oídos con bastoncillos de algodón, en el 2017 funcionarios de la salud declararon que no deben usarse para tal fin.

La inserción de un pequeño capullo puede dañar el canal auditivo y el tímpano. También puede empujar la cera hacia abajo siendo perjudicial para la salud. Según los estudios el canal auditivo se “autolimpia”, el exceso de cera se cae por sí solo y que la entrada a los oídos se puede limpiar con trozo de tela húmeda.

El interior del canal auditivo de este paciente estaba inflamado y tenía un capullo de algodón.

Los médicos no pudieron precisar cuánto tiempo llevaba el resto de algodón en la oreja, lo que sí estaba claro es que este hombre había estado sufriendo pérdida de audición en ese oído durante cinco años.

Aunque los bastoncillos de algodón que se atascan en el oído son una causa de infección y lesiones, el informe reveló que nunca habían observado un caso como este. Los médicos sacaron el bastoncillo de algodón y los residuos.

Al finalizar su tratamiento con antibióticos, el paciente permaneció estable, sin déficit neurológico ni otro síntoma residual en el oído.

Después de una semana en el hospital, el paciente fue dado de alta con un suministro de medicamentos para ocho semanas. Se recuperó satisfactoriamente después de diez semanas.

Daily Mail

Seguro que este hombre más nunca usará bastoncillos de algodón. No dejes de compartir esta importante información para que muchos tengan conciencia sobre cómo asearse los oídos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!