Sufre una convulsión cuando jugaba en línea y su amiga lo salva a 8 mil kilómetros de distancia

En las últimas décadas, Internet se ha convertido en uno de los pasatiempos preferidos de nuestros niños y adolescentes. Los juegos online son bastante populares, eso lo sabemos todos, padres y maestros, pero, ¿sabemos a ciencia cierta a qué se exponen nuestros pequeños cuando se divierten en línea?

Aunque parezca sacado de un cuento de terror, el temor de que los vídeo juegos puedan causar convulsiones y desarrollar epilepsia es un hecho confirmado por los especialistas en todo el mundo.

De hecho, un pequeño porcentaje de los usuarios podría sufrir ataques epilépticos al someterse a determinadas luces.

Esto le ocurrió a Aidan Jackson en el noroeste de Inglaterra mientras jugaba a través de una aplicación en línea vía telefónica con su compañera Dia Lathora, quien se encontraba en Texas, Estados Unidos.

Lo que habían sido horas de sana diversión pronto se convirtieron en una tragedia cuando la joven estadounidense se percató por los auriculares que su amigo inglés estaba sufriendo un ataque convulsivo.

Dia Lathora izquierda y Aidan Jackson derecha

Pese a estar a miles de kilómetros de distancia, la preocupada Dia logró comunicarse con la policía de Widnes, Chesfire, al Noroeste de Inglaterra, para que se acercara a la casa del joven.

“Hola, estoy llamando desde Estados Unidos. Estoy ahora mismo en una llamada con mi amigo. Ha tenido una convulsión y no me está respondiendo”, dijo la joven, nerviosa.

Cuando los oficiales y paramédicos subieron al dormitorio, encontraron al adolescente en el piso, desorientado, adolorido e inconsciente. Tenía los auriculares puestos y su amiga estadounidense aún estaba en llamada.

El muchacho había sufrido mareos, movimientos convulsivos y, en consecuencia, pérdida de conocimiento. Era un caso que se repetía por segunda vez en la vida de Aidan mientras sus padres veían la televisión, sin embargo, esta vez tuvo la suerte de contar con la rápida acción de su cyber compañera.

“Tengo su dirección. Lo siento, estoy temblando”, añadió en la llamada la asustada Dia.

El cerebro humano tiene características especiales que lo hacen sensible a los reflejos, de hecho, se sabe que el estímulo lumínico puede causar convulsiones. Esto no quiere decir que todas las personas que usan vídeo juegos las sufran, pero sí están demasiado expuestas, pues la epilepsia no es una enfermedad sino una condición.

Aidan y su mamá Caroline

Todos nacemos con ella, pero existen circunstancias que pueden desarrollarla y volverla crónica en el ser humano, bien sea niño o adulto. En este caso es la segunda vez que el adolescente, que tiene TDAH y Asperger, tiene una convulsión. Después de un incidente en mayo pasado cuando estuvo hospitalizado durante una semana.

Los niños prefieren jugar con otros niños antes que con los vídeo juegos, la televisión o Internet, lo que ocurre es que no siempre tienen el momento social para poder hacerlo. Cada día les resulta más difícil.

Primero porque no tienen a uno de sus padres en la casa para observarlos mientras juegan, y segundo, porque viven en un entorno urbano peligroso, que no les permite hacer lo que hacíamos nosotros de pequeños.

Sin embargo, es importante vigilarlos y regular sus horas frente a un vídeo juego antes de que llegue a ser adictivo para ellos afectando su calidad de vida.

La adicción al juego es una triste realidad que afecta a nuestros jóvenes y, por ende, la capacidad de ver al mundo en todo su esplendor, más allá de los límites de una pantalla. Afortunadamente este incidente no pasó a mayores, comparte la noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!