Sufre devastadoras consecuencias desde que intentaron quitar la marca de nacimiento de su rostro

Tessa Schiethart es una joven que nació con el síndrome de Sturge-Weber. Se trata de un problema vascular que afecta la visión y el cerebro y suele estar caracterizada por una marca de nacimiento en el rostro.

En el caso de Tessa, sus funciones cerebrales resultaron perfectas pero sufre de muchos problemas de visión.

Tessa tiene actualmente 26 años de edad.

Hace unos años, los médicos realmente no sabían mucho sobre esta enfermedad y no pudieron operarla a tiempo. Los médicos aseguran que podría llegar a quedar completamente ciega, así que la valiente Tessa está dispuesta a aprovechar al máximo su vida.

Tessa está completamente ciega de su ojo derecho pero conserva el 80% de la visión de su ojo izquierdo.

Como es de imaginar, no ha sido nada sencillo crecer con su marca de nacimiento. Sus padres intentaron un tratamiento con láser que haría que la marca se viera un poco más clara. Por desgracia, ocurrió un accidente y los médicos dejaron enormes cicatrices en su rostro.

El accidente con el láser ocurrió cuando Tessa tenía tan sólo 6 meses de edad.

Al principio, el tratamiento parecía funcionar pero los médicos usaron un nuevo láser que no estaba del todo calibrado y la pequeña Tessa sufrió fuertes quemaduras. Desde entonces no ha vuelto a intentar ningún procedimiento para quitar su marca de nacimiento.

«Dejen que sean los mismos niños los que respondan qué sucede con su rostro. No deben sentir miedo ni vergüenza por su situación”.

Lo más importante para ella es cuidar su visión y dar a voz a tantas personas que son injustamente señaladas por lucir un poco diferentes.

Tessa ha estudiado mucho y sus investigaciones se centran en la vida de personas que sufren estigma y discriminación.

“Ha sido un gran viaje. He conocido y hablado con personas especiales. Esto jugó un papel muy importante para mí y he aprendido a relacionarme de una manera diferente con mi marca de nacimiento”.

Tessa ha creado una fundación que tiene un lema maravilloso: “Dar la Cara al Mundo”. Quiere crear conciencia sobre la necesidad de aceptar a las personas diferentes y abrazar la belleza de la diversidad.

“Si quieres usar maquillaje está bien. Pero también debes sentirte libre de mostrarte tal y como eres”.

Sus labores se centran en brindar charlas a los padres con hijos que tengan alguna marca o luzcan diferentes a los demás. Es importante que los más pequeños aprendan a aceptarse a sí mismos y sepan enfrentarse al mundo.

“Lo más importante es hablar para derrumbar las barreras. Hay que aprender a preguntar y responder de manera respetuosa”.

No hay dudas de que Tessa logrará generar un maravilloso impacto en el mundo. Su dedicación y sus estudios no han hecho más que demostrar la belleza que se puede encontrar en las diferencias.

No te vayas sin compartir la experiencia de Tessa para dar a conocer su valioso mensaje.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!