Su pareja la abandona porque McDonald’s a sus espaldas y es incapaz de perdonarla

Dentro del entorno vegano existe un candente debate en lo que respecta a si es posible mantener una relación amorosa entre un vegetariano y una novia omnívora, una cuestión para la cual, y como veremos a continuación, no hay una respuesta exacta.

En días recientes, una historia bastante peculiar se hizo de las redes sociales, al conocerse de una pareja cuyo novio llevaba una dieta libre de elementos cárnicos desde que tenía 18 años de edad, y trató de convencer a su amada de que se convirtiera al vegetarianismo.

La historia se publicó en Reddit y, en pocos días fue eliminada por los moderadores de la página. Sin embargo, otro usuario guardó el contenido, lo reeditó y volvió a publicar. A decir de la mujer, ambos llevaban tres años de relación.

Luego, la dama continuó narrando el entuerto que estaba por sobrevenir. Se habían mudado juntos el año pasado y él quería que ella probase el veganismo. Era algo bastante difícil, un tremendo compromiso para cualquier amante de la carne, del pollo y otras suculencias proteicas. No obstante, la dama aceptó el reto.

«Honestamente, estaba pensando en convertirme en vegana de antemano, así que pensé: por qué no», dijo.

Según nos cuenta esta mujer, al principio no le pareció tan complicado. Sin embargo, con el correr de las horas y los días sus sueños nocturnos se comenzaron a inundar con nuggets de pollo de McDonald’s, y comenzó a sentirse desesperada.

«Literalmente me veía en sueños rodeada de nuggets de pollo. Veía videos de Matt Stonie, un comensal estadounidense experto en competiciones de tragar comida por kilos y me sentía desfallecer, con la boca hecha agua”, confesó.

Tanta era su ansiedad, que la mujer tomó la decisión de serle infiel a la promesa que le hizo a su pareja, en un hecho que cambiaría diametralmente el curso de la bonita relación que hasta ahora ambos habían construido.

Al menos, dos veces a la semana se escabullía de la casa y le decía a su media naranja que iría al supermercado, o a alguna diligencia personal, pero, en realidad enfilaba su automóvil hacia un restaurante de la franquicia antes mencionada para degustar unas buenas papas fritas, un McChicken y volver a respirar.

Todo estaba saliendo a pedir de boca. Sin embargo, como entre cielo y tierra todo se descubre, a los pocos meses el hombre de su vida la acusó de engañarlo. No pudo ocultar su decepción.

El sujeto encaró a la mujer a quien, de pronto le estalló la realidad en plena cara. Sumamente dolido la acusó de engañarlo por la cantidad de veces que salía de la casa misteriosamente y, finalmente, fue más allá y rompió con ella. Es más, estaba seguro de que tenía un amante furtivo y los celos infundados se apoderaron de él.

La mujer, por su parte, asegura que nunca le mintió. Dijo que siempre fue sincera, pero que de nada sirvió ya que el hombre, ofendido por su falta de palabra se negó rotundamente a creerle y a perdonarla.

Para ella fue un absurdo terminar su relación por algo tan ridículo, sin embargo las mentiras aunque sean blancas mentiras son.

Una decisión, a nuestro modo de ver bastante extrema la de este exnovio. Por eso, si quieres seguir disfrutando de tus frituras favoritas, no intentes usar un régimen estricto de alimentación si no estás convencido del todo.

Comparte este caso que ha generado un acalorado debate por la reacción del novio.