Su padre arroja 80 mil centavos fuera de su casa para entregarle su última pensión alimenticia

Uno de los problemas más recurrentes entre las parejas con hijos que se divorcian tiene que ver con el pago de manutención. Y recientemente un padre en los Estados Unidos dejó en evidencia su enorme frustración, lo que hizo cuando correspondía entregar el último pago de manutención a sus hijas sorprendió a todos.

Jamás esperó esa acción de parte de su padre

El hecho ocurrió en Richmond, Virginia; Avebry Sanford estaba cumpliendo dieciocho años y se encontraba en sus clases en la Deep Run High School donde estudia el último año, mientras su madre y hermana estaban en casa.

La relación con su padre no había sido nada buena en los últimos años y por lo visto cumplir con los gastos de las hijas se había convertido en una carga pesada e incómoda para el hombre durante todo este tiempo

El padre llegó a la casa en un remolque que había alquilado especialmente para realizar lo que tenía en mente, sería el último pago que haría a sus hijas y decidió hacerlo a su manera. Llenó el remolque con 80.000 monedas de centavos de dólar equivalente a 800 dólares, se bajó del vehículo y vació su metálico contenido en el jardín.

“Acabo de cumplir 18 años. Cuando estaba en medio de la clase, mi papá vino. Había alquilado un remolque. Se detuvo frente a la casa y encendió el remolque para que tirara todos los centavos al césped”, relató la disgustada hija.

Glen Allen, la madre de Avebry se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y salió de inmediato para preguntarle qué era lo que estaba haciendo. El hombre hizo lo que tenía planeado tranquilamente, y su rostro denotaba la satisfacción que le producía su extraña hazaña.

¿Qué estás dejando caer en mi jardín?”, le dijo la mujer.

No se negó a responder a quien había sido su pareja hacía mucho tiempo, su repuesta fue breve y concisa, se trataba del pago final de la manutención. El desafortunado suceso fue bastante desagradable para la familia, lo sintieron como una gran falta de respeto y vergüenza. Avebry expresó lo que sentía con maduras y sentidas palabras.

“No es solo a mi madre a quien está tratando de avergonzar, también somos mi hermana y yo. Es molesto que no lo haya considerado antes de hacerlo”, aseguró la hija.

Las imágenes quedaron grabadas en la cámara de seguridad, Glen denunció el incidente a la policía y el teniente Matt Pecka lo manejó como un hecho doméstico, pero la madre no quiso presentar cargos.

Decidieron reconvertir la situación en algo bueno y útil, recogieron todas las monedas y las donaron a la organización Safe Harbor, que trabaja para prevenir la violencia doméstica. Avebry no piensa más en eso, se está preparando para su graduación y posterior ingreso a la universidad Virginia Tech en el otoño.

Comparte este insólito caso que ha generado tantos comentarios por el gesto del padre de la joven. ¿Cómo reaccionarías tú en su lugar?