«Solo quiero estudiar» – Lucha porque le permitan ejercer su derecho de asistir a la escuela

El “homeschooling” o educación el hogar es una opción pedagógica que se aplica en muchos países, pero en Brasil aún está en proyecto. En días recientes se ha presentado el polémico caso de una adolescente que se acogió a esa modalidad de estudio, lo que sucedió después de haber culminado su educación tiene consternada a la familia.

Solo quiere recibir educación

Elisa de Oliveira Flemer es una estudiante de 17 años, y tiene una condición dentro del espectro autista, por esa razón desde 2018 decidió no asistir más a la escuela presencial y realizar su proceso de enseñanza aprendizaje en casa. Le dedica seis horas diarias al estudio de acuerdo a su propio método.

Una vez finalizada la etapa de secundaria decidió ingresar a la universidad, y para asegurarse de que realmente estaba aprendiendo y cumplía con los respectivos requerimientos académicos comenzó a tomar exámenes de ingreso y fue recibiendo aprobaciones en cada uno.

«Solo quiero estudiar. Solo quiero ir a la universidad. Es lo que siento que es adecuado para mí. Es lo que necesito ahora», dijo Elisa con seguridad.

De hecho, ya cursó estudios universitarios privados, y obtuvo un puntaje casi perfecto en la redacción del Examen Nacional de Bachillerato (Enem); y hace poco, través del Sistema de Selección Unificada (Sisu), ocupó el quinto lugar en el curso de ingeniería civil de la Escuela Politécnica de la USP.

A pesar de eso, no se le ha permitido ingresar a una universidad por no haber completado la secundaria en una escuela tradicional y por ende no posee ese título.

Los familiares acudieron a los tribunales para introducir su caso, y en octubre de 2020 el Ministerio Público se pronunció a favor de emitir una medida cautelar y de esa manera permitirle lo que tanto desea, ingresar a la universidad.

Maria do Carmo Purcini, promotora del caso de la estudiante, explicó en detalle la situación autista de Elisa y también mencionó que tenía un desempeño académico excepcional.

Por lo visto nada de eso fue suficiente, la solicitud de orden judicial para ingresar a la universidad fue denegada.

La jueza Erna Tecla Maria fue contundente, dijo que la «educación en el hogar» no está prevista en la legislación y no fue aceptada como enseñanza adecuada para certificar a la estudiante.

Otro elemento que incluyó en su veredicto fue que la joven no mostró documentos que acrediten las altas habilidades y madurez mental para cursar estudios superiores en lugar de la educación regular.

Pudiera haber servido la opción de realizar el Examen Nacional de Certificación de Competencias para Jóvenes y Adultos (Encceja) pero es solo para adultos y este no es el caso. La madre reconoció que en su momento previno a su hija de que era riesgoso.

«Mucha gente estaba en contra. Mi familia estaba en contra, las personas cercanas a ella estaban en contra, porque no se debe romper el ritmo de las cosas», expresó la contrariada Elisa.

El tema tiene gente a favor y en contra, en la actualidad en el Congreso se está llevando a cabo un proyecto del gobierno federal para permitir la «educación en el hogar». El ministro de Educación, Milton Ribeiro, lo ha planteado como una opción para quienes pretendan seguir ese modelo, sin que sea obligatorio.

Esperemos que esta situación se solucione de la mejor forma para esta talentosa joven. Comparte este caso.