Solo días después de sobrevivir al cáncer su bebé recibe el mismo diagnóstico

Cuando Ollie Webb, un amoroso padre, fue diagnosticado con un agresivo cáncer la vida de su unida familia cambió por completo. Se esforzaron por mantenerse lo más positivos posibles y luchar por su salud durante esos duros meses.

La familia Webb vive en la ciudad de Bristol en el Reino Unido.

Ollie acababa de convertirse en padre de un dulce bebé llamado Alfie, así que siempre se concentró en sobrevivir para poder ver crecer a su hijo. Después de unos meses y constantes rondas de radioterapia, Ollie logró vencer el cáncer. Sin embargo, en cuestión de días recibirían otra desgarradora noticia.

El cáncer de Ollie, también llamado linforma de Hodgkin, atacaba su sistema linfático

Poco después de que los médicos declararan que Ollie estaba completamente libre de cáncer, la familia comenzó a notar que algo no andaba del todo bien con el pequeño Alfie. El bebé comenzaba a mostrarse algo débil. Un día su temperatura subió vertiginosamente así que acudieron al hospital.

Alfie empezó a mostrar los primeros síntomas con tan solo 11 meses de vida.

La primera sospecha de los especialistas era que se trataba de meningitis pero una serie de pruebas revelaron lo que realmente estaba sucediendo: Leucemia.

“Me pareció increíble que en una hermosa familia de 3 personas, 2 de ellos tuvieran que pasar por algo tan terrible”.

La familia no podía creer lo que estaba sucediendo. Pensaron que las constantes horas en hospitales se habían acabado cuando celebraban la mejora de Ollie. Con menos de un año de edad, la salud de Alfie se encontraba cada vez más en riesgo.

El cáncer había comenzado en su médula ósea y podía expandirse rápidamente hacia sus glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas sanguíneas.

Alfie fue diagnosticado con leucemia sólo 9 días después de la última radioterapia de su padre.

Una vez que recibió su diagnóstico, Alfie fue internado en el hospital para recibir cuatro ciclos de quimioterapia. El tratamiento no ha sido nada sencillo y también ha debido someterse a constantes transfusiones de sangre.

Ahora, la familia se encuentra en búsqueda de un donante de médula osea para poder continuar en esta larga lucha contra el cáncer.

“Cuando recibe quimioterapia no se puede mover ya que permanece sujeto a una máquina. Él llora porque lo único que quiere hacer es gatear y salir de allí”.

Tanto los tratamientos de Ollie como los de su hijo han generado enormes deudas en la angustiada familia, así que se encuentran recibiendo donaciones para poder seguir brindándole lo mejor atención médica al pequeño Alfie.

“Alfie ya tiene 17 meses y es la luz de nuestras vidas”.

Esperamos que esta hermosa familia logre salir adelante después de unos meses tan abrumadores. Alfie, como su padre, es un verdadero luchador.

Comparte esta nota para apoyar a la familia Webb en esta dura trayectoria que les ha tocado enfrentar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!