Se tatúa una prótesis para apoyar a su hija de 5 años que perdió una pierna

No hay mayor manifestación de amor más pura y sincera que la que un padre hace por su hijo, ellos son capaces de hacer cualquier cosa con tal verlos sonreír y expresarles que siempre estarán para apoyarlos y honrarlos las veces que sea necesario.

Así lo demostró Tulio Catelani, un padre que se tatuó una prótesis en la pierna derecha para honrar a su hija Valentina, de cinco años.

La pequeña tuvo una hemimelia del peroné, es decir, una alteración congénita caracterizada por la ausencia parcial o total del peroné, por lo que necesitó la amputación de su pierna derecha cuando tenía un año y 8 meses de edad.

La familia es de Cordeiro, Serrana del Río, Brasil.

El padre destaca que su única intención con el tatuaje era parecerse a ella. Al respecto comentó:

“Es literalmente una forma relajada de parecerse a ella. Todos somos iguales y este es el mensaje que quiero transmitir a mi familia. Ahora, estoy contando una nueva historia en sociedad con mi hija, a través de mi propia piel”.

La pequeña Valentina es paciente del Hospital Estatal de Niños, el médico Daniel Furst, responsable del caso de la niña, destacó que cuanto más joven se fabrica la prótesis en el niño, mejor es la adaptación.

Afortunadamente, Valentina ha tenido una excelente adaptación a la prótesis y prácticamente no tiene limitaciones.

Tulio siempre ha hecho lo posible por complacer a Valentina en el diseño de las prótesis.

A su corta edad Valentina está consciente y de las acciones de su padre, comprende su intención y desborda felicidad cada vez que habla del tema.

“Me encantó el dibujo de la pierna de mi padre. Solo se hizo un tatuaje porque yo tengo un tatuaje”. Dijo Valentina.

-“Sabe que es un tatuaje, pero lo llama prótesis de mi padre”. Agregó el padre.

Cada cierto tiempo la prótesis de Valentina se somete a ajustes que se adaptan al crecimiento de la niña, fue en una de estas sesiones que a Tulio le surgió la idea de hacerse un tatuaje.

Le tomó cuatro sesiones durante los meses de mayo y junio, un total de 23 horas para lucir una prótesis inspirados en el superhéroe Iron Man.

Una tierna complicidad entre padre e hija.

Jeferson Franca, fue el responsable de tatuar la prótesis de Tulio, realizó un increíble trabajo en el que fue inevitable no emocionarse al saber la historia. Jeferson agregó:

Estaba muy feliz de haber participado en esta hermosa historia de padre e hija. He hecho muchas obras con grandes significados y esta fue una que incluso me emocionó. Me alegré aún más con la alegría de Tulio y su hija. Su actitud fue sensacional”.

Toda la familia quedó encantada con el resultado. Especialmente Valentina, quien está feliz y agradecida de tener su propio súper héroe. Uno que lejos de la ficción le demuestra su amor incondicionalmente.

Comparte esta historia en tus redes y admiremos la valentía de esos padres dispuestos a sacar el pecho por los pequeños de la casa.