Se queda atascada en el casillero de la piscina mientras jugaba con su hijo

Cuando a los padres les encanta involucrarse y divertirse con sus hijos son muchas las anécdotas que complementan la experiencia de vida.

Esta vez le tocó a Demi Lambe, una madre de dos niños de Middlesbrough, North Yorkshire que pasó el susto de su vida mientras se divertía con Oliver, su hijo de 10 años tras quedarse atrapada accidentalmente en el casillero de una piscina en Splash, en Stockton-on-Tees.

Tan pronto como entró, Demi se dio cuenta de que, en su intento de hacer reír a sus hijos, se había quedado completamente atascada en el pequeño casillero de la piscina. Rápidamente lamentó su decisión.

Seguramente Demi no es la única que ha pasado por esto, pero con toda certeza no son muchas las personas que se les ocurra meterse en un espacio tan estrecho. Como toda buena amiga, Annalisa Oram tomó su cámara y filmó toda la odisea de esta madre que solo quería divertirse con sus hijos.

“No puedo salir, no puedo salir, no puedo salir”.

Lo primero que se le escucha decir a Demi en el vídeo que grabó su amiga era que no podía salir. Un par de muchachos intentan sacarla sin resultado.

Publiée par Annalise Oram sur Lundi 13 mai 2019

Afortunadamente un personal del área se percató del problema y corrió en su ayuda. Evidentemente que se trababa se un incidente muy extraño que Demi trataba de explicar.

“Me estaba divirtiendo con los niños y pensé que podía entrar, y por supuesto e pude entrar también debería poder salir”.

Con una media sonrisa en el rostro ante esta penosa situación el personal y los dos niños tratan de averiguar cómo sacarla mientras que su amiga no se resiste y se echa a reír.

Annalisa publicó el vídeo en Facebook comentando que no pudo ayudarla por la risa. Sólo quería que el guapo guardia de seguridad le salvara la vida.

Publiée par Annalise Oram sur Lundi 13 mai 2019

Finalmente lograron liberar a Demi engrasando el casillero con gel de ducha. Fueron los 30 minutos más largos para esta madre que quiso imitar a los niños, pero parece que olvidó que ella había crecido.

“Entré porque los niños lo hicieron, así que me uní a ellos para reírnos un rato. Pero me quedé atrapada 30 minutos y me asusté mucho”.

Su amiga dejó de grabar después de varios intentos y se dio cuenta sola no podía y fue a pedir ayuda a la brigada de bomberos. Sin embargo, no fue necesario la presencia de los bomberos. La idea de usar el gel de ducha fue genial.

“Gracias al gel de ducha pude deslizarse como un pez, pero aun así me lastimé en el proceso”.

Demi terminó siendo arrastrada por el suelo por su amiga.

“Cuando salí mis piernas estaban de color rojo vivo a los lados y tenía moretones. Mi codo estaba sangrando”.

Fueron muchos los comentarios divertidos que bromearon sobre este penoso incidente que finalmente, después de 30 minutos el incidente terminó en lágrimas, pero de la risa, incluso de la propia Demi.

“Ya estoy afuera y ya puedes echarme a perder’.

Algunos manifestaron que no podían parar de reír.

“Entré, así que debo poder salir ¡No puedo respirar por reír!”

Quizás para esta madre fue un momento vergonzoso, pero también fue muy divertido.

Comparte este gracioso vídeo con tus amigos, recordemos que, aunque nos sintamos jóvenes de corazón el cuerpo crece con los años.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!