Se llevan el módem de vacaciones a la playa para dejar a sus 3 hijos solos sin Internet

El ser humano tiende, naturalmente, a ser materialista y egoísta, y esto también incluye a los niños. Internet es un mundo lleno de posibilidades, muy atractivo para que niños y adolescentes aprendan, jueguen y se relacionen. Sin embargo, los hay demasiado enganchados, tanto, que prefieren quedarse frente a una pantalla a hacer cualquier otra cosa. 

Los pequeños de la familia Langan

Este es el caso de dos padres australianos que, cansados de ver palidecer a sus hijos delante de un monitor, decidieron llevarlos de vacaciones a la playa.

Como era de esperarse, los pequeños negaron con la cabeza al unísono la “aburrida” proposición y prefirieron quedarse encerrados en el ciberespacio antes que disfrutar del sol, el mar y la arena. 

Ante tal situación, papá y mamá tuvieron una gran idea para darles una lección a sus hijos: ya que los niños no querían salir de la casa ni por todo el oro del mundo, en su lugar, decidieron llevarse el módem de viaje. 

Ahora los niños, para quienes salir era, según ellos, “aburrido”, se quedaron varados y confinados en la isla de su habitación y sin poder navegar. La historia fue publicada en las redes sociales por los padres de las tiernas criaturitasChrisCassie Langan, como una especie de tutorial para padres desesperados con niños imposibles.

Chris y Cassie Langan

Les preguntamos a nuestros hijos si querían ir de vacaciones a Warrnambool (una villa en Australia) y nos contestaron: ‘eso es muy aburrido, no queremos ir‘”, inició el relato de los padres.  

Así, Chris y Cassie decidieron darle unas vacaciones al miembro de la familia que más trabaja, el módem que suministra Internet, para que tenga un lindo y merecido día de descanso, en lugar de preocuparse por sacar a pasear a tres niños desobedientes y tercos. 

Módem tuvo un día fantástico al no ser usado por los niños y fue hermoso no escuchar sus quejidos constantes. Gozó del mar, del calor del sol”, continuó diciendo con sarcasmo la pareja.  

La única queja la tuvo Evan, uno de los pequeños, quien estaba realmente preocupado de que su amado módem fuera visto en público.  

La publicación ha sido un éxito en las redes sociales y, hasta el momento cuenta con más de 148 mil reacciones, siendo compartida más de 62 mil veces, con fotos incluidas de las impresionantes vacaciones del módem que, de seguro la pasó mil veces mejor que los tres mosqueteros de la Web. 

El uso abusivo de las redes sociales da como resultado una adicción a Internet, que está acarreando graves problemas de conducta que repercuten directamente sobre muchas familias. 

Los padres tenemos el deber de controlar a nuestros hijos, pero, ¿conocemos realmente dónde está el límite? ¿Sabemos cómo se manifiestan los síntomas de la adicción a Internet?  

Lo fundamental es actuar a tiempo, desde el momento en que descubrimos que nuestro hijo, entre otras actitudes, le quita tiempo a su sueño, a sus amistades o a sus estudios para dedicarlo a estar toda su bella infancia delante de un aparato. 

Comparte esta historia con tus familiares y amigos y si este es tu caso, alerta. Ten en cuenta que esto no se solucionará colgando un cartel que diga: “aquí no hay Wi-Fi, hablen entre ustedes”. La adicción a Internet debe ser tratada como lo que es, una condición peligrosa.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!