Tira una nevera a un acantilado y como castigo la policía lo obliga a arrastrarla cuesta arriba

No queda duda que el karma existe y en ocasiones regresa con un poderío que no tiene límites. Es la lección que quiso dar la policía de España tras el polémico video de un sujeto que se grabó “reciclando” una nevera precipicio abajo.

Los protagonistas lo hicieron a manera de broma, pero se olvidaron de un pequeño detalle: la matrícula de su vehículo quedó visible y los sujetos fácilmente identificables.

Los hechos tuvieron lugar días atrás en la ciudad andaluza de Almería.

Debido a que cada vez más en el país existen normas estrictas en cuanto al desecho de desperdicios, el acto vandálico no asentó nada bien a la Guardia Civil. No tardaron en identificar al hombre, conocido como Mario, y ahora se enfrenta a un posible “delito ambiental”.

Claramente, jamás imaginó en las consecuencias graves de sus acciones: fue despedido de su trabajo, una empresa distribuidora de electrodomésticos de Olula del Río. Y un tribunal decidirá la multa que deberá pagar, que puede ir entre 900 a 45.000 euros.

“Despiden y multan con 45.000 euros al joven que lanzó una nevera por un monte de Almería”, se puede leer junto al video que ha dado la vuelta al mundo.

Se puede ver a Mario con el enorme artefacto en sus brazos lanzándolo al abismo. Mientras cae el pesado objeto, el otro insensato que graba, bromea en voz alta y cantando en tono andaluz: “Reciclando. Vamos a reciclarla. Está haciendo rally”. Y luego debaten cuántas vueltas de campana puede llegar a dar.

Pero al parecer éste no fue un hecho aislado. “También están investigando este otro vídeo donde se aprecia cómo tiran una lavadora a una ladera. La investigación sigue abierta para esclarecer todos estos hechos”, se puede leer en la cuenta de Twitter de la Guardia Civil junto a otro video similar en la misma zona de España.

Tras lo polémica suscitada, la policía no quiso dar puntada sin hilo.

Y con un gran sentido común fue hasta el final imponiéndoles el más vergonzoso castigo: ir al fondo del precipicio para rescatar ambos electrodomésticos arrojados y traerlos a hombros cuesta arriba.

La policía quiso aleccionar de que el karma siempre regresa.

Además, insta a la población de que si se repiten actos así tendrán sus consecuencias.

Mientras que Mario ha emitido declaraciones en las que reconoce estar arrepentido, pero denuncia que se lo tache de asesino. Su empleador reconoce que le da pena, que con despedirlo es suficiente, porque sabe que necesitaba el trabajo.

Déjanos saber qué opinas de este polémico suceso que ha dado tanto de qué hablar en las redes sociales y compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!