Dos mujeres muestran a través de su experiencia el peligro de los implantes mamarios

Así como la ciencia ha permitido hacer grandes avances clínicos para el tratamiento de enfermedades y la creación de implantes que mejoren la calidad de vida de personas que han sufrido accidentes también ha creado elementos no tan beneficiosos para la salud, pero esos, más que aportes al sector sanitario se convierten en productos comerciales, que nacen con otra finalidad.

De eso pueden dar fe Emma O’Connell y Anna Nightingale que sufrieron las consecuencias de usar unos implantes de seno macrotexturizados que en lugar de beneficiarlas las enfermó gravemente.

Anna Nightingale Antes y después 

Después de sus respectivas cirugías cosméticas Anna Nightingale fue diagnosticada con cáncer y Emma O’Connell agonizaba de dolor y perdía cabello rápidamente.

Ahora ambas instan a cirujanos y a todo aquel que desee someterse a esta cirugía que no lo hagan, piensan que estos implantes deberían estar prohibidos en el Reino Unido, siguiendo el ejemplo de Francia en donde no está permitida la aplicación de estos implantes.

Emma O’Connell antes y después 

Cientos de mujeres se han unido a la causa de ellas, y más de 250 mujeres que se colocaron los implantes consideran solicitar compensación por parte de la compañía Allergan, manufacturera de este producto.

Algunos cirujanos aclaran que a pesar de seguir utilizando otro tipo de implantes texturizados ya no continuarán usando esos implantes de “vieja tecnología” pues deberían ser sacados del mercado con prontitud.

Anna Nightingale, quien ahora se encuentra libre de esta enfermedad gracias a tratamientos de quimioterapia, fue diagnosticada con un tipo de linfoma, expresó lo mucho que temió por su vida.

“Pensé que iba a morir, esto es un cáncer en la sangre y se expandirá rápidamente”, dijo al entrevistador.

El número de personas afectadas por implantes macrotexturizados creció en los últimos años y se estima que ya han sido afectadas más de 700 mujeres en Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

Anna y parte de su familia

Esta fue la razón por la que la Agencia Francesa de Seguridad para Productos de la Salud prohibiera los implantes macrotexturizados. Las principales compañías afectadas fueron Allergan, Eurosilicone, Nagor y Polytech.

A Allergan se les negó la certificación Europea, lo que significa que sus implantes macrotexturizados están prohibidos en Europa pero otras compañías aun producen implantes de este tipo.

Muchos alzan la voz para que se prohíban por completo estos implantes pero no lo han logrado pues la texturización es manejada por estas compañías en diferentes niveles haciendo difícil seguir el paso y diferenciar aquellos productos realmente dañinos de los permitidos.

Anna sigue optimista

Comparte con amigos y familiares, debemos advertir sobre el uso de este producto para que las compañías sean obligadas a sacar definitivamente del mercado los implantes que pueden causar daños a la salud.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!