Se encuentra por primera vez con su bebé en el hospital sin saber que era fotografiada

Experimentar el embarazo en medio de una pandemia puede ser algo realmente aterrador, muchas mujeres están pasando por severos episodios de angustia al sólo pensar que sus pequeños podrían contagiarse de coronavirus en el momento del parto.

Este y más fueron algunos de los pensamientos que se le atravesaron por la cabeza a Aria Mason-Folse, una madre que quiso contar su historia de cómo un nuevo inventó la ayudó a acercarse a su bebé en tiempos de pandemia.

Aria Mason-Folse y su esposo Henri jamás imaginaron que su pequeña Amara nacería en un momento tan difícil como el actual pero no había tiempo de pensar en el pasado, su bebé debía nacer y el coronavirus no podría detenerlos.

La preocupación de la pareja sólo aumentó a finales de marzo cuando Aria fue diagnosticada con preeclampsia, una complicación del embarazo común pero potencialmente mortal. La madre terminó dando a luz de forma prematura a la pequeña Amara, quien pesó menos de 500 gramos. 

La bebé fue internada en la unidad cuidados intensivos neonatales, o UCIN, en el Centro Médico Bautista Ochsner en Nueva Orleans y sus padres no pudieron verla sino tres días después.

«Me preguntaba si ella sabría que yo era su madre, no tuvimos ese momento juntas en el ¿el parto», explicó Mason-Folse.

El primer acercamiento fue bastante limitado, sólo uno de los dos podía compartir con la niña y para ello debían utilizar un traje de seguridad y la mascarilla como medida de seguridad para evitar contagios. 

La pequeña nunca veía la cara de sus padres por completo y la amorosa Aria estaba preocupada de que su bebé no se identificara con su rostro, pero en el hospital decidieron hacer algo por ellos.

Un terapeuta del habla pensó que las mascarillas que estaban implementando el personal que trataba a pacientes sordos podrían servir en el caso de esta familia.

Se trata de un tapabocas hecho de material transparente, de ese modo la bebé Amara se iría familiarizando con el rostro de sus padres.

Este gran invento está ayudando a muchos pacientes.

La pareja que habían sido novios desde secundaria decidió intentar con las nuevas mascarillas.

«Pensamos que sería una excelente manera de resolver nuestro problema. Tener la capacidad de conectarse con ella de esta manera ha sido como un pequeño rayo de luz en medio de todo esto», dijo Mason-Folse.

Aimee Quirk, directora ejecutiva de InnovationOchsner, explicó que las mascarillas poco convencionales habían sido pensadas para pacientes con deficiencia auditiva pero claramente ha sido una gran solución para los nuevos padres.

Las imágenes del primer encuentro de esta madre han emocionado a miles de personas, ella no sabía que estaba siendo fotografiada.

«Permite la conexión en un momento en el que es difícil lograrla. Ver a una persona sonreír, hace una gran diferencia en el día de alguien y los comentarios que hemos recibido han sido abrumadoramente positivos «, dijo Quirk.

El hospital se asoció con fabricantes locales para patentizar estas mascarillas y esperan que el invento pueda ser de utilidad para otros pacientes. Mientras, la pequeña Amara permanecerá en la UCIN hasta que sus pulmones se maduran completamente pero ahora la familia está más tranquila al poder pasar tiempo juntos sin dejar de lado las medidas de seguridad.

Estas mascarillas son un buen modo de usar el ingenio del hombre para hacer el bien, comparte el caso de esta familia y que este invento sirva para ayudar a otros pacientes.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!