Se disfraza de repartidor para entrar en un hospital y robar 29 kits de diagnóstico de coronavirus

Los empleados de una clínica en Arizona dieron a conocer la devastadora noticia de un robo que podría afectar la lucha contra el coronavirus.

Todo parecía marchar con normalidad pero el día sábado se dieron cuenta de que faltaban varios kits de diagnóstico para el COVID-19.

El precio de una prueba de COVID-19 ronda entre los 50 y 100 dólares.

Este virus no para de propagarse con enorme velocidad por todo el mundo. Las cosas han sucedido de tal manera que ya hay muchos hospitales enfrentando escasez de implementos médicos.

Los kits de diagnóstico son de vital importancia en estos momentos y tampoco hay tantos como se necesitan.

En Estados Unidos se usan diariamente más de 10 mil kits de diagnóstico.

Por desgracia, hay quienes están dispuestos a hacer cualquier cosa para valerse de ellos. Cuando los empleados de El Río Health Center notaron la ausencia de los kits de diagnóstico, llamaron al 911.

Las autoridades se dispusieron a revisar las cámaras de seguridad y encontraron el momento en el que un hombre disfrazado de repartidor entra en la Clínica.

En total fueron sustraídos 29 kits de diagnóstico.

El hombre entra con total tranquilidad y por su uniforme logra pasar desapercibido entre el personal del lugar. En sus manos tomó los kits y se los llevo en lo que parece ser un automóvil Dodge Charger de color rojizo.

Las autoridades han publicado sus imágenes y se encuentran pidiendo ayuda a cualquiera que lo pueda reconocer o brindar información sobre el caso.

“Es un hombre de apariencia hispana que mide cerca de 1 metro 70. Tiene barba prominente de color oscura”, según el reporte policial.

Ante lo sucedido, también se ha hecho un llamado a la comunidad sobre la importancia de no comprar ningún kit de diagnóstico ya que estos resultan completamente inútiles si no se cuentan con las herramientas de laboratorio que sólo se encuentran en sitios especializados.

Hay muchas personas ofreciendo kits de pruebas caseras pero estas en realidad no son efectivas.

En cuanto se reportó lo sucedido, la clínica recibió otros kits de diagnóstico para reponer todos materiales necesarios. Sin embargo, se trata de un delito muy grave que no hace más que crear más tensión en medio de la difícil lucha que los especialistas de la salud se encuentran librando.

Esperamos que se llegue al fondo del asunto para evitar que nadie más realice estos delitos.

Comparte esta noticia para unir tu voz en contra de este robo tan indignante. Todos debemos ayudar y cooperar en medio de la lucha contra la pandemia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!