Se convierte en la paciente más joven en anunciar tocando una campana que le ganó al cáncer

La lucha contra el cáncer es un duro y largo camino que muchas personas deben enfrentar en un desesperado esfuerzo por recuperar su salud.

Todo se vuelve mucho más difícil cuando los pacientes son unos niños que deberían estar disfrutando al máximo sus años de infancia jugando en un parque y no en largos tratamientos en un hospital.

Zoey y su familia viven en la ciudad de Washington D.C. en los Estados Unidos.

Zoey Jacobs es una hermosa bebé que fue diagnosticada con cáncer. Tras realizar varias pruebas los médicos concluyeron que tenía leucemia mieloide aguda.

Este tipo de cáncer se origina en la médula ósea cuando células que deberían pasar a convertirse en glóbulos blancos comienzan a mostrar algunas anormalidades. Para sus padres fue una noticia muy dura de afrontar pero sabían que la pequeña Zoey lucharía con todas sus fuerzas.

Zoey tan solo tenía tres meses de edad cuando fue diagnosticada.

Después de un fuerte tratamiento en el Centro Médico Nacional para Niños de Washington los resultados han sido maravillosos. La fuerte Zoey ya no cuenta con una sola célula cancerosa en su cuerpo así que se encuentra totalmente libre de la peligrosa enfermedad.

Sus padres no cabían en sí de alegría así que decidieron celebrar con una hermosa tradición: sonar la campana.

En total Zoey estuvo siete meses ingresada recibiendo tratamientos de quimioterapia. 

En 1996, un contralmirante de los Estados Unidos se sometió a un fuerte tratamiento contra el cáncer. Estuvo a punto de perder su vida, así que cuando supo que ya se encontraba perfectamente sano instaló una campana de bronce para que todos en lugar se enteraran de la maravillosa noticia.

Desde entonces la práctica se ha vuelto muy popular y casi todos los hospitales tienen una bonita campana para celebrar que alguien ganó la batalla contra el cáncer.

“Es una pequeña luchadora. No dejó que el cáncer acabara con sus fuerzas”.

Ahora, con tan sólo un año de edad, Zoey se ha convertido en una de los pacientes más jóvenes en lograr realizar esta ceremonia. En un vídeo se puede ver el conmovedor momento en que su padre la alza para que pueda tener acceso a la campana. Los médicos, enfermeras, familiares y amigos se encuentran reunidos allí para poder celebrar la enorme fortaleza de la pequeña.

Después celebraron con una fiesta digna para una princesa.

La linda Zoey comienza a sonar la campana sin comprender muy bien lo que está sucediendo, pero pasados unos segundos comienza a disfrutar el sonido que produce y la toca con más y más emoción. Todos la aplauden y su madre la invita a continuar celebrando esta bonita ocasión.

“Que siga sonando la campana. Déjala celebrar”.

Esperamos que muchos otros niños que se encuentran luchando contra el cáncer logren pasar por la bonita ceremonia de sonar la campana.

No dudes en compartir este inspirador momento para seguir apoyando la lucha contra el cáncer infantil.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!