Se conmueve tanto con la petición de unos desesperados padres que salva a un niño de 2 años

Kaleb Perry es un hermoso bebe que nació con una extraña enfermedad que lo ha hecho luchar por su salud desde que vino al mundo, cada día se fue complicando y necesitaba urgente de un trasplante. Cuando su familia menos se imaginó, una extraña le dio el mejor regalo de su vida.

El hijo de Kevin y Mandy Perry, Kaleb, nació en Kingsburg, California con una enfermedad que se conoce como síndrome del vientre de ciruela. Se caracteriza porque la piel del abdomen no tiene músculos y se arruga, de allí su nombre. También presenta la vejiga expandida y problemas en el tracto urinario.

A medida que el pequeño crecía, sus riñones empezaron a dar problemas y era necesario hacer un trasplante, de lo contrario tendría que empezar a ser dializado.

La desesperada madre no se quedó de brazos cruzados, y empezó a solicitar ayuda a través de las redes sociales.

“Habíamos estado buscando un donante por más de un año y simplemente no tuvimos suerte. Nos pusimos valientes y preguntamos si alguien estaría dispuesto a ser evaluado en su página de Facebook “, dijo la esperanzada madre.

Mandy estuvo compartiendo en una página que llamó “Un milagro para Kaleb” todo lo que su hijo estaba viviendo.

Afortunadamente las respuestas no se hicieron esperar, pero faltaba la prueba mayor, saber si la sangre de las personas era compatible con las del niño.

“Tuvimos una gran respuesta: probablemente hubo como 100 personas que me enviaron un mensaje y dijeron que querían hacerse la prueba “. Comentaron los papás

Así fue como Susie LeRoy, una madre de tres hijos de 35 años de edad, que vivía cerca de la familia en Fresno se enteró y decidió ayudar al pequeño haciéndose la prueba.

Los resultados fueron favorables para el afortunado Kaleb, había compatibilidad entre él y su posible donante.

“Ella me llamó y me dijo: me aprobaron y le daré un riñón a Kaleb'”, contó muy feliz Mandy.

De inmediato los felices padres compartieron la maravillosa noticia en su página de Facebook. Sentimientos encontrados inundaron sus corazones.

“No podíamos esperar para compartir las noticias con todos ustedes. Estamos entusiasmados y absolutamente aterrorizados al mismo tiempo”, escribieron los padres.

Mandy estaba muy contenta con el trasplante de su niño, después de eso, él comenzó a disfrutar su comidita.

“Es una gran cosa que mi hijo coma. Antes no le gustaba el helado y ahora lo ama”. Dijo la agradecida madre.

Kevin Perry también se siente muy agradecido por la desinteresada donación que le hizo LeRoy a su amado hijito. Él está convencido de que la mano de Dios tuvo que ver en esto.

A partir de ahora el pequeño Kaleb tiene una vida plena por delante gracias a esa alma generosa que decidió sacar una parte de sí misma para ayudarlo.

¡Definitivamente, sí hay ángeles en la tierra, solo que no los descubrimos a simple vista porque no tienen alas! Personas como Susie nos hacen creer en la humanidad y en que todos podemos ayudarnos unos a otros para hacer de nuestro planeta un mundo mejor.

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos, seamos cada día más solidarios con las personas que nos rodean y entre todos enviemos un mensaje: ¡Larga vida a Kaleb!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!