Se acerca a los niños aislados en el hospital sin saber que estaba siendo fotografiada

Para ninguna persona es fácil enfermarse de coronavirus y mantenerse alejado de sus seres queridos por tiempo indefinido, hasta que su organismo libre la batalla contra la mortal enfermedad.

Pero, para los niños es especialmente difícil y traumatizante enfrentarse a esta situación y verse desamparados en los fríos hospitales, sin el cobijo y protección de sus padres. Sin saber hasta cuándo podrán volver a casa.

Afortunadamente, existen muchos ángeles con bata en los hospitales que tienen una gran vocación y se convierten en las segundas madres de todos esos pequeños que se encuentran asustados por haber enfermado de coronavirus.

Le rompe el corazón ver la desesperación de los niños enfermos

Una de estas heroínas sin capa es la enfermera mexicana Teresita Noriega, quien trabaja desde hace 13 años en el Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES). Su área de especialización es la pediatría, pero a raíz de la pandemia ha tenido que sumarse a los miles de profesionales de la salud que se encuentran en primera línea, luchando contra en coronavirus.

Además de su destacada trayectoria como enfermera, Teresita es madre y es justamente su hijo quien la motiva a dar lo mejor de sí para cuidar a los niños que se encuentran enfermos de COVID-19.

Esta noble mujer se asegura de dar sus medicinas y vigilar la recuperación de cada pequeño, pero también se toma el tiempo de jugar y hablar con ellos para hacerlos sentir mucho más seguros en medio de la zona de devastación en que se encuentran.

Para sacarles una sonrisa, Teresita emplea cualquier medio seguro a su disposición: en ocasiones realizan dibujos y otras veces pasan agradables momentos con algunos juguetes que son introducidos en el hospital con suma cautela.

“Juego con los niños, a veces dibujamos, coloreamos con lo que se pueda, lo que queremos es que ellos se sientan cómodos, que no extrañen tanto a sus papás y que se sientan protegidos”, afirma la mujer.

Pero, por más que disfruta pasar tiempo con cada uno de los niños que llega a su cuidado, lo que más desea esta enfermera es que ningún otro niño tenga que enfermarse a tan corta edad, enfrentándose a una experiencia que probablemente nunca olvidarán.

Por eso es que suplica a todos los padres extremar precauciones para evitar que los niños se enfermen.

‘’No dejen de usar la mascarilla, no salgan de casa, en verdad es triste ver la desesperación de los niños por estar aislados de su familia en el hospital”, señala la enfermera.

Si bien al inicio de la pandemia se consideraba que los niños eran prácticamente inmunes al virus, la cifra a nivel mundial de pequeños contagiados no ha dejado de crecer y es responsabilidad de los padres detener esta devastadora situación.

Hoy más que nunca tienes que cuidar de tus hijos. No bajes la guardia y respeta todas las recomendaciones de las autoridades de salud, para facilitar el trabajo de todas esas enfermeras que acogen a los niños como su propia familia.