Un hombre habla sobre su experiencia de salir del armario casado y con 3 hijos pequeños

Scott Takacs es un padre de tres niños que hace menos de dos años decidió salir del armario. Al estar casado y tener sólo hijos varones el proceso de auto-aceptación y encontrar la valentía para confesarle su verdadera identidad sexual a su familia no fue nada sencillo.

Su vida se convirtió en un torbellino de emociones pero ahora, un poco más estable, ha decidido contar su viaje por la aventura de ser gay frente a sus hijos. Por ese motivo decidió escribir una especie de ensayo en el que relata de su propio puño su historia.

Saliendo a los 42

“Tenía 42 años cuando salí del armario frente a mi esposa. Quince meses después que comencé la misma conversación con mis tres hijos, mellizos de 9 años y un niño de 11 años.

Toda la experiencia es un tanto borrosa. Principalmente debido al hecho de que en ese momento de mi vida se estaban produciendo muchos cambios y algunas emociones importantes acumuladas.

No tenía un plan, ninguna guía en la mano, sólo esperaba que mis hijos comenzaran el proceso de comprensión y aceptación de su padre, quien realmente era: un hombre gay.

Habían pasado 15 largos meses desde que se lo dije a mi esposa, una experiencia que desafortunadamente no podría describir como positiva, divertida o algo que alguna vez quisiera repetir. Se forjó con la felicidad de finalmente decirle a la persona más cercana mi verdadera identidad, mientras que al mismo tiempo arrancaba su mundo de debajo de ella.

Con muchas emociones y estrés, acepté su solicitud de mantener oculto el motivo de nuestro divorcio por lo menos un año más. Esto incluía ocultarlo a nuestros hijos y al resto de la familia”.

Durante el año que demoró el divorcio de Scott, la familia estableció una especie de dinámica moderna. El padre se había mudado a Chicago, donde se involucró más con su verdadera identidad y conoció a una persona con la cual formalizó una relación. Sin embargo, cuando los niños iban a visitarlo Scott evitaba que descubrieran la verdad.

Una ‘nueva familia moderna’

“Mis hijos asistieron a una escuela cristiana privada muy conservadora. Elegimos la escuela porque queríamos dales acceso a la mejor educación y una base sólida para emprender el mundo. En muchos sentidos, fue un lugar lleno de amor para ellos, pero me di cuenta de que los maestros hablaban en contra de la cultura gay y los libros de texto etiquetaban la homosexualidad como pecaminosa y malvada. Mis hijos escucharon y siguieron su ejemplo.

Incluso antes de salir, fue difícil para mí escuchar a mis hijos llegar a casa con historias de maestros que degradan el matrimonio gay o las personas homosexuales, verlo en sus libros de trabajo, lo que refuerza el sesgo en contra de ser gay.

Hice todo lo posible para animar a mis hijos a comprender que Dios hizo a todos tal como se suponía que eran, y que Dios los ama a todos”.

“Decirle a mis hijos daba miedo”

Decirles a mis hijos daba miedo. No estaba seguro de qué esperar. En ese momento ya habían visto a mi pareja varias veces y se habían hecho amigos. Comencé con mi hijo mayor y luego con sus hermanos menores.

A los mayores les impactó tanto como esperaba”.

Tras conocer la verdad, el hijo mayor de Scott entró en una especie de negación que se tradujo en rebeldía contra ambos padres. El chico no aceptaba que su papá era gay y le avergonzaba que sus amigos lo supieran. Por su parte, los niños menores se comportaron con más tranquilidad pero preferían evadir el tema.

‘Me ama, pero no apoya mi estilo de vida’

“Traté de asegurarles a mis hijos que papá era el mismo padre para ellos que antes. Traté de reforzarles el concepto en términos que sentí que entenderían para su edad ya que la relación y el amor no eran algo que entendieran todavía. Eventualmente, sin embargo, eso comenzó a pasar.

Después de cuatro años, los amigos de mi hijo mayor sabían que tenía un padre gay, y para decirlo en términos de adolescentes, no era tan malo. Él todavía está avergonzado por todo el asunto en algún nivel. Él me ama, pero no apoya mi estilo de vida.

He trabajado muy duro para mantenerme en contacto con los chicos, y no es fácil. Llamando todos los días antes de la escuela para despedirlos, llamando dos o tres veces después de la escuela, y FaceTiming con frecuencia. Sigo conduciendo de ida y vuelta a Michigan varias veces al mes, acumulando 2.400-3.200 kilómetros por mes en la carretera”.

No escondas la verdad

Lo que he aprendido es que este proceso lleva tiempo. Tardé más de 25 años para aceptar mi identidad y creo que esperaba que los más cercanos a mí se adaptaran rápidamente. 

Para aquellos que pasan por el mismo proceso: dele su esposa (ex) el espacio y el tiempo que necesita para procesar los cambios, ame a sus hijos con todo su corazón y sea sincero con ellos sobre los cambios.

No escondas la verdad una vez que la digas. Uno de mis mayores lamentos es no decirle a todos en mi familia al mismo tiempo, mintiendo sobre la razón por la que nos divorciamos.

Scott reconoce que la carga más dura del proceso la ha llevado su ex esposa. En la actualidad llevan una buena relación y él trata de ayudarla y ser detallista con ella pero ya no como pareja sino como amigos. Desde su experiencia, Scott inició un grupo para padres homosexuales en Chicago para que cada quien comparta su historia.

Comparte el testimonio de Scott, él quiso compartirlo para ayudar a otras personas que pasen situaciones similares.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!