Tras la dolorosa decisión de cancelar su boda soñada, hizo algo extraordinario ese día

Una pareja de Indianápolis rompe su compromiso y, al no poder recuperar los más de 26.000 euros pagados, invita a 170 sin hogar a una cena por todo lo alto

La celebración de una boda requiere muchos preparativos, generalmente la novia dedica mucho tiempo para lograr que ese día tan especial sea tal como lo soñó. Pero en algunos casos, las circunstancias impiden que se celebre.

Casarse es un compromiso demasiado importante y para toda la vida, hay situaciones en las que los novios prefieren suspender la boda para emprender cada quien su rumbo por separado.

Sara Cummins, de Indiana, Estados Unidos, invirtió más de 26.000 euros junto a su novio para el banquete que ofrecerían en su boda para sus familiares y amigos pero a última hora se canceló y no había forma de recuperar el dinero. Durante dos años prepararon la ceremonia, no revelaron el motivo que los obligó a suspenderla.

Así que Sarah decidió convertir ese día en una cena por todo lo alto para las personas sin hogar de Indianápolis, en Carmel, Indiana.

“Fue devastador, llamé a todo el mundo para cancelarlo, me disculpé, lloré, llamé a los proveedores, lloré y después empecé a sentirme muy mal por tirar toda esa comida que había encargado para la recepción”, comentó Sarah.

La joven de 25 años, estudiante de Farmacia en la Universidad Purdue tuvo una idea grandiosa, se comunicó con los encargados de los albergues de la zona, como Wheeler Mission Ministries, una organización de servicios sociales para ofrecerles una cena especial a las personas sin hogar.

Sarah le comentó a su exnovio Logan Araujo, y a él le pareció bien la propuesta. Muchos negocios y particulares quisieron participar en esta iniciativa y donaron trajes y accesorios para vestir a los invitados, algunos eran niños.

VER TAMBIÉN:  El día que celebraba su cumpleaños sufrió un brutal ataque que le arruinó la vida

Es admirable el gesto de solidaridad que hizo esta novia que aun en medio del dolor que tuvo que enfrentar por cancelar el día de sus sueños que había preparado con tanta ilusión y esfuerzo.

“Para mí esto ha sido una oportunidad de permitir que estas personas supieran que merecían estar en un lugar como este como toda la gente”.

Los invitados llegaron a la cena en autobús, y Sarah recibió a cada uno con un gran abrazo, estaba vestida con un pantalón beige, y una coleta. También fueron a la cita tres amigas de la novia que serían sus damas de honor, su madre y sus tías.

Parte de los manjares que degustaron los invitados fueron: salmón, albóndigas con salsa de burbon, brochetas, pechuga de pollo con alcachofas en salsa de Chardonnay y también compartieron la tarta.

“Muchos de los invitados no han tenido la oportunidad de vivir algo parecido durante años, o incluso en toda su vida”, comentó Bryan Schrank, una de las personas que ayudó a la novia a organizar el evento.

El ex novio de Sarah no asistió al evento, declaró que recientemente había perdido a su madre y comentó que Sarah fue capaz de tomar una decisión desinteresada y muy reflexiva en un momento difícil.

Charlie Allen, tiene tres meses viviendo en un albergue y asistió al acto con una chaqueta donada y comentó, “Para muchos de nosotros, es un buen momento que nos demuestra lo que podemos tener y para recordarnos lo que tuvimos”.

La organizadora de la boda explicó que no es la primera vez que cancelan una boda a última hora, algunas parejas deciden celebrar una fiesta y otras prefieren no saber nada del asunto. Pero es la primera vez que alguien lo convierte en un acto de caridad.

VER TAMBIÉN:  Una mujer mira cómo literalmente un pez moría pudriéndose en una tienda... y decide salvarlo

Sarah viajará con su madre a República Dominicana, donde sería su luna de miel. Lo más difícil ya lo ha resulto y de la mejor manera. Todavía no sabe qué hará con su vestido de novia, dijo que era muy doloroso pensar en eso.

Daily Mail

Ella nos da una valiosa lección, incluso ante las peores adversidades siempre podemos tener la oportunidad de ayudar a los demás, y a ser agradecidos porque después de la tormenta siempre sale el sol.

A pesar del dolor de Sarah, en su corazón no había espacio para el egoísmo y ella quiso ayudar a aquellas personas que sufrían una situación peor que la suya. Comparte su conmovedora historia con tus seres queridos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!