Le dijeron que su ropa era una “distracción para los chicos” y la expulsaron de la clase

Una joven estudiante recibió una fuerte reprimenda por su vestuario. Samantha Wilson, de 8vo grado, decidió ir a a sus clases utilizando su suéter favorito. Es una prenda con rayas blancas y negras que ya había utilizado en ocasiones anteriores como para la foto del anuario escolar.

Su hermana, que acude a la misma escuela, también ha utilizado ese suéter en un par de ocasiones y nunca había recibido ningún comentario al respecto.

Samantha estudia en la Escuela Irvington en Nueva York.

Sin embargo, durante la clase de ciencias Samantha recibió una llamada de la Dirección de la Escuela y allí le explicaron que su vestimenta era completamente inaceptable.

“Me dijeron que era una distracción para los chicos. Lo sentí como algo personal en contra de mi forma de vestir”.

Le explicaron a Samantha que la tira de su sujetador era visible y que también si alzaba un brazo para escribir en la pizarra su ombligo se podía ver. Según ellos esto era una clara falta del código de vestimenta de la Escuela y debía utilizar un abrigo sobre su ropa para poder continuar asistiendo a las clases.

Samantha se siente terrible por lo sucedido, pero asegura que ella no hizo nada provocativo.

Después de 30 minutos escuchando los motivos por los que su suéter era inapropiado, Samantha volvió a su salón de y rompió en lágrimas ante los ojos de sus compañeros.

Su profesora, sin embargo, dijo que lo tenía merecido. Cidney, la hermana mayor de Samantha se enteró de lo sucedido y decidió hacer algo al respecto.

Samantha tiene 13 años de edad.

Comenzó una petición para luchar en contra de códigos de vestimenta tan herméticos que humillan a cientos de chicas que están comenzado a encontrarse a ellas mismas.

“La única lección que le enseñaron es que tiene que cubrir su cuerpo o de lo contrario la sacarán de clases y la humillarán. ¿Qué es lo que les estamos enseñando en el momento más vulnerables de sus vidas?”.

Jamie Wilson, la madre de las chicas apoyó por completo a sus hijas y asegura que se siente muy avergonzada por la postura de la escuela.

“Es una niña inocente que eligió su vestuario porque se sentía bien con eso”.

Yahoo

Levantamos la voz en contra de un uso tan extremo de los códigos de vestimenta. Estas normas pueden resultar necesarias para ciertas prendas que muestran mucho más, pero el suéter de Samantha no debió ser considerado como inapropiado.

No te vayas sin contarnos tu opinión sobre la vestimenta de Samantha y compartir esta discusión tan importante para los jóvenes.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!