Un atrevido joven le anuncia a sus jefes su renuncia con una tarjeta que se hizo viral

Cuando se ha trabajado por algún tiempo en una empresa, se suelen crear vínculos entre los compañeros de trabajo, y al momento de terminar la relación laboral, las despedidas pueden ser un poco tristes. Sin embargo, en el Reino Unido un desenfadado trabajador decidió tomarse la ocasión de una manera divertida y lúdica.

Sam Baines es un joven de 22 años que trabajaba en un centro de llamadas que se encuentra en Sheffield, Reino Unido. Siempre fue un trabajador responsable con todas las actividades que le correspondían y de él no había ninguna queja.

Cierto día, tomó la decisión de retomar sus estudios universitarios por lo que no podía continuar en su trabajo. Era el momento de renunciar y continuar con su faceta de estudiante, que había suspendido temporalmente.

La inesperada renuncia


Sam siempre fue un joven divertido y jovial, por eso cuando se le presentó la ocasión de comunicar a su jefe que no seguiría trabajando en su organización, no quería hacerlo de la manera habitual quiso ser lo más original posible.

¿Y que más original que hacerlo a través de las redes sociales?, pues sí, esa fue su insólita idea. Así que, sin pensarlo dos veces, hizo una tarjetita donde escribió un mensaje poco usual.

“Lo siento mucho por tu pérdida, mi último día de trabajo es el 28 de julio”, escribió en la tarjeta.

Y no conforme con eso, añadió un fragmento no menos inusual.

“Pensaré en ti en este momento difícil”, dejo ver en la tarjeta Baines.

La graciosa tarjeta fue compartida por Hannah, una compañera de trabajo de Sam, en las redes sociales, y de inmediato la publicación se viralizó, con más de setenta y cinco mil tuits.

Cuando a los compañeros se les preguntó qué les había parecido la forma en que el trabajador había gestionado la información de su renuncia, la mayoría opinó que les había parecido algo divertido. Les cayó bien a todos e hizo que se rieran un rato de la ocurrencia.

La reacción que causo la renuncia de Sam Baines

“Todos se rieron bastante. Fue algo cómico y no mezquino, como algunos piensan”, dijo Hannah.

De inmediato, al salir la publicación en las redes, muchos internautas comenzaron a colocar sus propios mensajes de despedida tanto o más divertidos que los de Sam.

Tal vez la conducta de Sam no sea lo más convencional que se espera, pero se debe reconocer que es una manera fresca, asertiva, e incluso positiva de asumir momentos difíciles en la vida.

Algunos ejemplos similares

Si tomamos la vida con humor producimos cantidades importantes de endorfinas, mejorando la salud física y emocional. Comparte esta divertida historia con todos tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!