Sale a caminar al bosque aunque su cuerpo apenas pudo resistir el cáncer y el COVID-19

Aunque la lamentable cifra de más de 571.000 víctimas por coronavirus es bastante alarmante, también es cierto que al menos 7 millones de personas han logrado superar este virus mortal.

Uno de estos guerreros que han salido ilesos al virus es el pequeño Archie Wilks, quien no sólo se enfrentó al COVID-19 sino que enfrentaba una lucha contra un raro tipo de cáncer.

Simon y Harriet, padres de Archie, están contentos y orgullosos de su pequeño pues para nadie es un secreto que siendo paciente oncológico su lucha contra el coronavirus fue aún más difícil.

Archie junto a su padre y su hermano gemelo, Henry.

Las defensas de niño estaban realmente bajas a causa del raro neuroblastoma infantil que padece. Sin embargo, cuando el menor enfermó de COVID a fines de marzo. Desde entonces comenzó a dar una doble batalla por su vida.

El niño se mantuvo aislado al menos durante seis semanas y al recibir su diagnóstico demoró casi un mes antes de obtener una prueba que diera negativa. Pero ahora que todo el peligro por el virus mortal ha pasado, Archie y su papá dieron un paseo junto a su hermano Henry.

La familia se aventuró a una breve excursión a través de los campos cercanos a su hogar en Saffron Walden, Essex.

“Fue genial tener un resultado negativo de Archie. De todos modos, hemos estado completamente aislados debido a que Archie es tan vulnerable y hemos tenido que tener mucho cuidado, sabiendo que potencialmente ha estado eliminando el virus durante las últimas seis semanas”, expresó Simon Wilks, de 32 años.

Archie ha estado luchando contra el neuroblastoma desde hace poco más de un año, después de que los médicos lo diagnosticaran a mediados de enero de 2019.

Semanas previas al diagnóstico, el niño fue debilitándose hasta el punto de enfermarse tanto que no podía ponerse de pie.

En ese momento, se encontraron dos tumores alrededor del riñón y la columna vertebral de Archie y la enfermedad se había extendido a otras áreas, incluidos los huesos y la médula ósea.

Aunque el pequeño fue operado, los médicos dicen que un 50% de los niños tratados con neuroblastos recaen y al menos un 90% no lo superan.

El raro cáncer de Archie también afecta a alrededor de 100 niños cada año en el Reino Unido y es más común en niños menores de cinco años.

Este cáncer se desarrolla a partir de células nerviosas especializadas (neuroblastos) que quedan del desarrollo de un bebé en el útero.

Actualmente, la familia de Archie trabajan en una recaudación de fondos para que el niño participe en un ensayo de vacuna en los Estados Unidos, lo cual reduciría la posibilidad de que su cáncer regrese.

Debido a su condición, sus padres temieron lo peor, por eso después de tanta angustia es una fortuna ver al pequeño Archie jugar  feliz con su hermanito. 

Simon reveló que ahora darán más paseos como solían hacerlo antes, aunque por precaución serán en campos cercanos a su casa sin que puedan exponer a nadie al contagio y tampoco se exponga al pequeño Archie.

Sin duda detrás de tanto dolor y angustia, este pequeño les ha dado a todos una gran lección de superación. Comparte su historia y ayúdanos a transmitir esperanza en ese momento difícil que atraviesa el mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!