La policía alerta del hallazgo de salchichas con alfileres en un parque e identifica al culpable

El pasado martes la Policía Municipal de Madrid fue requerida para dirigirse a un parque, después de que un grupo de vecinos que paseaban con sus perros se encontraran con la escena más aterradora e indignante.

Los hechos tuvieron lugar en un parque frente a la calle Bahía de Málaga, en Barajas, Madrid.

Al parecer, los dueños de los perros se encontraron con salchichas con alfileres y cristales en su interior, repartidas por todo el parque con el solo objetivo de lesionar a los animales.

Los agentes se entrevistaron con los angustiados dueños de los perros, y una de ellos les confirmó que su perrita tuvo que ser llevada de emergencia a la clínica veterinaria, después de que hubiera ingerido un alfiler.

Los efectivos procedieron a hacer una batida por la zona, llegando a encontrar más de veinte trozos de salchichas con alfileres y dentro de cristales para causar un daño mayor a los perros, y así garantizar que pierdan la vida de inmediato.

La policía advirtió que dicho contenido es muy dañino e incluso mortal en algunos casos para los canes que las ingieran.

Esto fue lo que encontraron los agentes de la Policía Municipal de Madrid.

Ellos retiraron todas esas trampas inmediatamente, no sin antes advertir a la población a través de su cuenta de Twitter:

Imágenes del hallazgo se difundieron en las redes sociales

Seguido de eso abrieron una investigación para dar con el responsable de los hechos, ya que evidentemente es un acto que es considerado maltrato animal, y debe ser castigado.

“Si se encuentras comida de este tipo, se debe llamar al 092 para que los agentes tengan constancia y puedan iniciar la pertinente investigación”, habían advertido.

A partir de los hechos que indignaron a miles de personas, mantuvieron al parque vigilado para ver si así daban con el culpable.

Y en la página de Facebook de la Policía Municipal informaron que observaron a una persona con una bolsa y un palo en la mano, que en repetidas ocasiones se agachaba realizando movimientos extraños.

Policía Municipal de Madrid

Se entrevistaron con un testigo que afirmaba que llevaba un rato siguiendo a dicha persona, que rompía botellas y dejaba los cristales en punta, por lo que los agentes se acercaron a hablar con él, quien explicó que “estaba dando de comer a los conejos y retirando los cristales del suelo, mostraba una actitud nerviosa”.

El testigo afirmó que esta persona siempre tenía una actitud arisca con los dueños de los perros y siempre estaba merodeando la zona.

No es la primera vez que aparecen este tipo de trampas para los perros. Es alarmante que siga sucediendo. Parece que es un tema de nunca acabar, y ni siquiera lo hacen pensando en que podrían ser niños también los afectados.

Comparte esta noticia para crear conciencia y alertar a los dueños de perros sobre el peligro.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!