Rompe en llanto al ver desde la ventana del hospital donde permanece aislada a quienes más ama

Aunque el mundo se encuentre parcialmente paralizado debido al confinamiento, hay cosas que simplemente no pueden detenerse así estemos en plena pandemia y una de esas es la llegada de una nueva vida.

Esto lo saben muy bien Amy y Justin Craig una pareja que debió darle la bienvenida a su cuarto hijo en unas circunstancias bastante diferentes.

Bebé Brock es el cuarto hijo de la pareja y nació el pasado 17 de abril de un modo muy peculiar.

Sólo el padre pudo estar en el hospital para celebrar el nacimiento pues por políticas preventivas no se permiten más familiares dentro del centro de salud.

Todo esto debido al inminente brote de COVID-19 con el cual ha estado lidiando los Estados Unidos y otros países del mundo.

En casa, las pequeñas Addison 5, Kennedy, 4 y Cora, 2, junto a sus abuelos Karen y Ronnie Kennedy estaban algo tristes por no poder ver al pequeño pero no se dejaron amilanar los ánimos y decidieron hacer algo bastante tierno para hacerle saber a Brock y a la madre Amy que los esperaban con ansias en casa.

Un día después del nacimiento, las hermanas mayores y sus abuelos se acercaron al frente del Hospital de la Mujer en Baton Rouge, Louisiana, y desde el estacionamiento desplegaron una pancarta para que Amy supiese que ellos estaban allí.

Justin fue cómplice de la sorpresa y se aseguró de tomar una fotografía desde la ventana de la habitación para que los abuelos supiesen dónde debían ubicarse. De este modo Amy tendría una vista privilegiada del momento.

El plan salió a la perfección y la dulce madre de cuatro rompió en lágrimas al ver a sus pequeñas en el estacionamiento.

«Empecé a llorar. Fue dulce, y me alegré de que todos tuvimos ese momento especial», dijo Amy Craig de Denham Springs.

Con orgullo las niñas mostraron el gran letrero hecho a mano, en el que se leía “Te amamos Brock”, y en cada lateral estaban los abuelitos sosteniendo la pancarta.

Este es un modo bastante diferente de celebrar un nacimiento pero, tal como lo contó Amy, nada de este parto fue como el resto pues todos debieron usar extrema protección durante la cirugía y las visitas en el hospital están terminantemente prohibidas.

Amy quedó conmovida por la sorpresa pero no pudo evitar sentirse triste por las consecuencias de la pandemia. Sin embargo, el asunto cambió cuando la noticia se hizo viral.

«Durante el parto había que usar la mascarilla. Pero creo que lo que más me afectó fue que nadie podría visitarnos. Para mí, que quería que estuvieran allí fue triste, pero sinceramente, una vez que el gesto se hizo viral nos dio mucha alegría, para mis hijas fue muy importante».

Ahora bebé Brock ha ido a casa junto a su madre y en cuanto a sus hermanas mayores, Addison, Kennedy y Cora, están disfrutando de él y también de la fama que le han dado los medios locales a su precioso gesto de amor.

Sin duda todo esto es algo diferente para todos, cada parte de nuestras vidas ha cambiado de algún modo pero lo importante es asumirlo positivamente. 

Que no se pierdan los bellos gestos, incluso en los momentos más tristes. Comparte esta historia que nos anima a no dejarse vencer por las adversidades y demostrar a otros nuestro apoyo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!